Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Miércoles 12 de Diciembre de 2018

Pastor nigeriano decapitado mientras iba a la iglesia

Los datos publicados este mes se dan cuenta de que los extremistas islámicos mataron a 260 cristianos en octubre.

  • Persecuciones    
  • 27 Nov 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

    NIGERIA. – Nigeria vive el conflicto religioso más sangriento del continente africano. Cerca de la mitad de su población es musulmana y los grupos extremistas se multiplican en el país. Además de Boko Haram – que llegó a proclamar un califato islámico en el norte – jihadistas de la etnia fulani vienen realizando ataques constantes en diversas regiones de aquella nación.

    Este domingo, el pastor George Lifted, de la iglesia del Evangelio Cuadrangular de Ebom, en el estado de Cross River, se dirigía al templo cuando fue atacado.

    Él y un fiel que lo acompañaba fueron decapitados. Es el tercer caso de pastor que tiene la cabeza cortada en el estado.

    En los últimos meses, 40 personas, incluyendo mujeres y niños, fueron dadas como desaparecidas como resultado del enfrentamiento étnico-religioso en Cross River. Los datos publicados este mes se dan cuenta de que los extremistas islámicos mataron a 260 cristianos en octubre. Las casas fueron quemadas y, en algunas aldeas, las iglesias transformadas en mezquitas.

    Conforme a International Christian Concern (ICC), ONG que monitorea la persecución religiosa, Boko Haram acabó “disipando” en la formación de otros grupos.

    Hay decenas de ataques que se hacen por miembros de la etnia fulani, que el gobierno nigeriano trata como “conflictos étnicos” y nada hace al respecto.

    El presidente de Nigeria. Muhammadu Buhari, es musulmán y de la etnia fulani. Sus críticos lo acusan de no tomar medidas enérgicas contra los grupos extremistas islámicos en el país. Pastores y líderes políticos desde hace mucho tiempo ha denunciado la inercia del gobierno en relación con la masacre de los cristianos. Ninguna acción concreta fue tomada en la Organización de las Naciones Unidas, que convenientemente ignora los casos de persecución religiosa contra cristianos.

    Ahora, el presidente Donald Trump decidió actuar. En mayo, cuando se reunió con Buhari en la Casa Blanca, Trump se había hablado de la persecución de los cristianos: “Nosotros hemos trabajado en este problema porque no podemos aceptar esta situación”, dijo, refiriéndose a los ataques yihadistas contra las iglesias.

    El Departamento de Estado de Estados Unidos envió representantes a Nigeria para, entre otras cosas, recabar información sobre la situación real en el país. Los estadounidenses quieren una acción más eficaz del gobierno nigeriano.

    Le puede interesar: Pastor ve a su hijo morir en parto y resucitar tras oraciones