Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Lunes 21 de Enero de 2019

Pastor muerto por guerrilleros, tras evangelizar comunidades rurales

El pastor Galarza era un líder cuya sangre es ahora la inspiración para jóvenes cristianos en la región, que continúan aprendiendo sobre un hombre que amaba a Dios…

  • Persecuciones    
  • 7 Ene 2019   

¿Qué sientes con esta noticia?

    COLOMBIA. – En Colombia, los pastores protestantes generalmente acaban desempeñando un doble papel: como líderes de iglesias y también líderes comunitarios, especialmente en pequeñas comunidades rurales. Este reconocimiento general hace que estos hombres y sus familias sean el blanco de los paramilitares, la guerrilla y los grupos criminales que quieren controlar la región. La misión Puertas Abiertas conversó recientemente con una familia que conoce esta realidad muy bien.

    Era un domingo cálido en la ciudad de El Cedro, en el noroeste de Colombia, una pequeña ciudad habitada por pescadores, granjeros y ocasionales comerciantes que transportan mercancías a pequeños barcos de gasolina, popularmente conocidos como “Johnsons” (la marca del motor usado en su mayoría de los barcos).

    Como todos los domingos por la tarde, el pastor Héctor Galarza había embarcado en su pequeño barco para dirigirse a la pequeña iglesia que él encabezó durante ocho años, preparándose para predicar el culto de adoración de aquel fin de semana. Al llegar a la región, se inclinó para atar su barco en el muelle cuando dos hombres se acercaron al muelle.

    Ellos exigieron ser llevados al otro lado del río.

    Los hombres no eran completamente desconocidos para el pastor. Semanas atrás, ellos estaban molestando a los aldeanos con quejas y demandas. Ellos son conocidos por la violencia de sus palabras y comportamiento hostil. Además, ellos integran grupos armados ilegales que, por algún tiempo, quisieron recuperar el control del área donde actualmente el pastor Galarza había realizado su obra de evangelista.

    “Ellos eran dos hombres y uno de ellos era conocido en la región”, dijo Mercedes, la esposa del pastor. “Ellos estaban investigando el área desde hace algún tiempo y descubriendo información sobre todos”.

    Liderando una iglesia en medio de la guerrilla

    El pastor Galarza, como la mayoría de los habitantes de la región, presenció las violentas violaciones de grupos armados ilegales contra la población civil. Afortunadamente, durante cuatro o cinco años, la situación en la región mejoró. La población vivía en relativa paz.

    A través de la iglesia, el pastor Galarza comenzó a evangelizar e influir en el desarrollo de la ciudad de una manera positiva y pacífica. Su liderazgo era tan fuerte que el gobernante de la comunidad local lo invitó a ayudar a tomar decisiones importantes. Poco a poco, el pastor Galarza fue conocido como el líder social y religioso de la región.

    En los últimos dos años, grupos paramilitares, guerrillas y pandillas criminales asumieron la tarea de “colonizar” nuevas regiones para hacerlas un fundamento en la lucha armada para controlar el mercado de drogas, el tráfico de armas y otros actos criminales.

    Dado que este ataque fuerte, la iglesia cristiana en las zonas rurales fue seriamente afectada porque, en ausencia de una fuerza pública (como la policía o el ejército), los líderes de la iglesia defendieron a la población pacíficamente, impidiendo que grupos ilegales recuperasen el control del lugar.

    Muerto por evangelizar

    El pastor Galarza fue el único en la línea de frente a oponerse a la intrusión de grupos armados en la comunidad – un reconocimiento que se tornaría trágico esa tarde de un día domingo. En plena luz del día, ante los ojos de espectadores locales, los hombres que el pastor Galarza se había negado a ayudar terminaron con su vida de dos disparos. Los asesinos se alejaron lentamente, sin duda sintiéndose intocables. Ellos habían asesinado a un pastor, que también era un franco líder social y defensor de la comunidad, simplemente porque se había convertido en un obstáculo para las actividades criminales de los guerrilleros.

    De acuerdo con la hija del pastor Galarza, Ángela, el asesinato de su padre fue premeditado, realizado para impedir el avance del evangelio. La influencia del pastor Galarza ayudó a disminuir las actividades ilegales en el área. Además, fue asesinado, dice Ángela, para combatir el creciente número de personas que van a la iglesia y su oposición a grupos armados.

    Luchando para reconstruir

    En aquella misma tarde, la esposa del pastor, junto con los hijos y nietos, se llevó el cuerpo de su marido. Entonces ellos huyeron para refugiarse en el Río Crecido, una ciudad cerca de El Cedro. La pequeña casa en un barrio periférico es ahora el nuevo hogar de la familia Galarza. Allí, escondida de aquellos que asesinaron a su marido, Mercedes se esfuerza por reconstruir su casa. Ella llora a menudo. También tiene ataques de ansiedad. Entonces termina haciendo que sus nietos corran para esconderse, siempre que oyen un ruido alto.

    “Los niños lloran cuando recuerdan al abuelo, no entienden lo que pasó”, dice Mercedes. Ángela añade: “Desgraciadamente, ellos vieron a su abuelo muerto en el suelo, esta memoria a veces no los deja dormir”.

    La fe de esta familia en el mismo Dios al que Hector dedicó su vida ha sido la única fuente de fuerza y ​​cura para este hogar en luto, que, a pesar del dolor, siente un profundo orgullo por el hombre que era el pastor – un hombre que sirvió a Cristo de todo corazón, un pastor que dio su vida por la defensa del mensaje de paz que aprendió con Jesús, un padre amoroso y un marido fiel y leal.

    El pastor Galarza era un líder cuya sangre es ahora la inspiración para jóvenes cristianos en la región, que continúan aprendiendo sobre un hombre que amaba a Dios tan profundamente que dio la vida para servir al pueblo que su Dios ama.

    La historia de Galarza recientemente llamó la atención de los investigadores del Puertas Abiertas de Colombia, que visitaron a la familia para llevar apoyo pastoral y financiero.

    Le puede interesar: Estudioso apuesta grandes cambios en crecimiento de evangélicos en 2019


       Lo más leído