Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Connect with us

Teología

John MacArthur: “Las obras de Satanás son atribuidas al Espíritu Santo”

En la conferencia La Blasfemia Moderna Contra el Espíritu Santo él dice: “…parece no haber restricción en las cosas que se atribuyen al Espíritu Santo , una forma de percibir esto sería el verlo como un contraste con lo que vemos en Mateo 12″.

Publicado

en

EE.UU.- Una video conferencia traducida al español del pastor y teólogo John MacArthur sobre “La Blasfemia Moderna Contra el Espíritu Santo” está generando mucha polémica entre los cristianos porque en ella MacArthur no sólo califica al movimiento pentecostal / carismático como “una iglesia falsa tan peligrosa como cualquier culto o herejía que haya asaltado al cristianismo”, sino que dice que en estas iglesias muchas obras de Satanás son atribuidas al Espíritu Santo.

El Dr. Eddie L. Hyatt un ministro experimentado del Evangelio, habiendo servido como pastor, maestro, misionero y profesor de teología en los Estados Unidos y Canadá y habiendo ministrado en India, Indonesia, Inglaterra, Irlanda, Suecia, Polonia y Bulgaria cuestionó a MacArthur en un artículo llamado: La falsa doctrina detrás de “Fuego Extraño” de John MacArthur”.

En dicha publicación Eddie L. Hyatt dice MacArthur tiene un “compromiso con la doctrina calvinista del cesacionismo, la creencia de que los dones milagrosos del Espíritu Santo fueron retirados de la iglesia después de La muerte de los apóstoles originales de Cristo. Esto, sin embargo, es una doctrina falsa que no puede ser sustanciada ni por la Escritura ni por la historia de la iglesia”.

Eddie L. Hyatt expresa ampliamente:

Aquellos que sucedieron a los apóstoles originales como líderes en las iglesias no mencionan una teoría de cesación. Por otro lado, dan testimonio claro de los dones milagrosos y las sanidades que ocurren en su día. Lo he documentado en mi libro 2000 Years of Charismatic Christianity, publicado por Charisma House.

Considere las siguientes citas de los padres de la iglesia reconocidos por los protestantes y los católicos como los sucesores legítimos de los apóstoles originales:

Justino Mártir (100-165): “Porque los dones proféticos permanecen con nosotros hasta el tiempo presente. Ahora es posible ver entre nosotros mujeres y hombres que poseen dones del Espíritu de Dios “.

Ireneo (125-200): “De la misma manera también oímos a muchos hermanos en la iglesia que poseen dones proféticos y por medio del Espíritu hablan todo tipo de lenguas. … Sí, además, como he dicho, hasta los muertos han resucitado y permanecieron entre nosotros durante muchos años.

Tertuliano (150-240): “Al ver que nosotros también reconocemos el carisma espiritual, o dones, nosotros también hemos merecido el logro del don profético … y el cielo sabe cuántos hombres distinguidos, por no hablar del pueblo común, Han sido curados ya sea de demonios o de sus enfermedades. ”

Novation (210-280): “Este es el Espíritu Santo que pone a los profetas en la iglesia, instruye a los maestros, dirige lenguas, da poderes y curaciones, hace maravillosas obras … y arregla los dones que hay del carisma; Y haciendo así la iglesia del Señor en todas partes, y en todos, perfeccionada y completa “.

Orígenes (185-284): “Algunos dan testimonio de haber recibido por esta fe un poder maravilloso por las sanidades que realizan, invocando ningún otro nombre sobre aquellos que necesitan su ayuda que la del Dios de todas las cosas, junto con Jesús Y una mención de su historia “.

Agustín (354-430): En su obra Ciudad de Dios, Agustín habla de sanaciones y milagros que ha observado de primera mano y luego dice: “Estoy tan presionado por la promesa de terminar esta obra que no puedo grabar todos los milagros que yo se.”

Estos testimonios demuestran claramente que los dones espirituales continuaron siendo comunes en la iglesia desde el Día de Pentecostés y hasta el comienzo del siglo IV. El erudito episcopal Morton Kelsey tenía razón cuando dijo: “Estos hombres eran muy conscientes de la lista de Pablo de los dones del Espíritu y lo que incluía. En ningún lugar sugieren que ninguno de ellos se haya ido.

En un apéndice titulado “Voces de la Historia de la Iglesia”, MacArthur busca fundamentar su doctrina de la cesación de la historia de la iglesia. Curiosamente, la primera cita que presenta es de Juan Crisóstomo (344-407), que se refiere a su ignorancia de los dones espirituales y su cesación. La razón por la que MacArthur comienza con Crisóstomo es que no hay evidencia de una teoría de cesación antes de este tiempo.

MacArthur cita a continuación la afirmación de Agustín de que las lenguas en Pentecostés eran un signo “adaptado a los tiempos” y había desaparecido. Pero lo que no menciona es que las opiniones de Agustín sobre este asunto cambiaron con el tiempo y que él más tarde abrazó plenamente el trabajo continuado del Espíritu Santo y Sus dones en la iglesia (véase la cita anterior). No obstante, los comentarios anteriores de Agustín fueron tomados por aquellos que no experimentaban dones espirituales y que usaban para justificar su experiencia, o la falta de ella.

John Wesley, el imparable estudioso de Oxford, renaciente y fundador del Metodismo, mostró su desdén por la doctrina de la cesación cuando escribió: “No recuerdo ninguna Escritura en la que se nos enseñe que los milagros debían confinarse dentro de los límites de la era apostólica O la época cipriota, o de cualquier período de tiempo, más o menos, incluso hasta la restitución de todas las cosas. “Después de leer un libro que defendía la continuación de los dones espirituales en la iglesia, Wesley escribió la siguiente declaración en el Diario de Juan Wesley:

“Estaba plenamente convencido de lo que alguna vez sospeché … que la gran razón por la cual los dones milagrosos fueron tan pronto retirados no era sólo que la fe y la santidad estaban casi perdidas, sino que los hombres ortodoxos secos y formales comenzaron incluso a ridiculizar Cualesquiera que fueran los dones que ellos mismos no tuvieran, y describiéndolos a todos como locura o como impostura “.

Comenzando con el amanecer del siglo 20, la iglesia ha visto una explosión de los dones milagrosos del Espíritu Santo alrededor del mundo. Iglesias viejas y nuevas están abrazando este trabajo dinámico del Espíritu en su medio, y este movimiento muy diverso ahora cuenta con más de 600 millones en todo el mundo y está creciendo a una tasa de 9 millones por año. Este movimiento pentecostal / carismático que MacArthur detesta es en realidad un cumplimiento de la profecía bíblica para Pedro, quien, al explicar las lenguas en el Día de Pentecostés, declaró:

“Y acontecerá en los postreros días, dice Dios, que derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, vuestros hijos e hijas profetizarán, vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños. Sobre mis siervos y sobre mis siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días, y profetizarán “(Hechos 2: 17-18).

Ruego a Dios que permita a John MacArthur ver lo que es obvio para muchos: que el movimiento pentecostal / carismático, aunque tiene muchas imperfecciones humanas, es una auténtica obra del Espíritu Santo…

En la conferencia La Blasfemia Moderna Contra el Espíritu Santo él dice: “…parece no haber restricción en las cosas que se atribuyen al Espíritu Santo , una forma de percibir esto sería el verlo como un contraste con lo que vemos en Mateo 12, por ejemplo, los líderes de Israel cometieron el pecado imperdonable… fue atribuir a Satanás la obra del Espíritu Santo… lo que está pasando hoy en día es lo contrario, están atribuyendo al Espíritu Santo la obra de Satanás, eso es lo que está pasando, Satanás está activo y vivo en el engaño… falsos milagros, mala teología, visiones falsas, sueños mentirosos, revelaciones falsas, maestros engañosos que están ahí por el poder, el dinero y la influencia… y la obra de Satanás está siendo atribuida al Espíritu Santo. Eso es una blasfemia grave…”

Continuar Leyendo
Advertisement

Teología

Sacerdote dice que el infierno es un “estado del alma”

Las autoridades católicas rechazan la idea del infierno como un lugar: “el infierno está dentro del corazón, del alma y de la mente”.

Publicado

en

ITALIA.- El sacerdote italiano Athos Turchi, profesor de filosofía en la Facultad Teológica de Italia Central, afirmó que el infierno no es un espacio, ni un lugar. “El infierno es el estado del alma que está lejos de Dios, en el odio y en contraste con Dios”, dijo en una entrevista con el Vaticano.

Durante una discusión sobre el misterio de la muerte de Cristo, Turchi recordó que en el Credo (profesión de la fe católica), Jesús fue crucificado y tras su muerte, fue sepultado y “descendió a la mansión de los muertos”.

“No descendió al infierno para liberar a los condenados, ni para destruir el infierno de la condenación, sino para liberar a los justos que lo habían precedido”, destacó.

El papa Francisco, por su parte, dijo que “el infierno es estar lejos de Dios”. Durante una misa, en noviembre de 2016, mencionó que el infierno no es una sala de tortura. “Inferno es estar lejos para siempre del Dios que da la felicidad y el Dios que tanto nos ama”, subrayó.

Tanto el sacerdote como el papa afirmaron que el concepto de infierno encaja mejor en la desesperación humana que ilustra un “estado” de infierno, que está dentro del corazón del hombre, del alma y de su mente. “No está en algún lugar”.

Inferno es una opción

Sosteniendo la idea de que el infierno no es una forma de condenación, el Papa afirmó que, en realidad, “es una elección”. En otra misa, en 2015, Francisco hizo una mención semejante.

“Usted no es enviado al infierno, es usted que va por elección propia. El infierno es querer apartarse de Dios, por no querer el amor de Él”.

“El diablo está en el infierno porque él quiso. Él es el único que estamos seguros de que está en el infierno”, continuó. Más tarde, en la sala de prensa, aún reveló que el concepto de infierno como está en la Biblia “no es una transcripción fiel” y aunque es “fruto de una reconstrucción”. “No podemos amar a Dios si pecamos gravemente contra Él, contra nuestro prójimo o contra nosotros mismos. Morir en pecado mortal sin arrepentirse significa quedarse separado del Todopoderoso, por nuestra propia opción“, dijo el padre Turchi. “La única forma de salvación es estar en el amor de Dios, aceptando a Cristo”, concluyó.

Continuar Leyendo

Teología

Papa Francisco: “Es mejor ser ateo que cristiano “hipócrita”

“Si usted va a la iglesia, dé un verdadero testimonio”, pide pontífice

Publicado

en

VATICANO. – El Papa Francisco realizó el miércoles (2) su primera audiencia pública del año, en la sala Paolo VI, en el Vaticano. Hablando sobre el Sermón del Monte, destacó que es mejor ser ateo que un cristiano “hipócrita”. “Donde está el Evangelio hay una revolución. El Evangelio no  te deja quieto, nos impulsa, es revolucionario”, recordó el pontífice. En seguida, dijo que Jesús condenaba a los “hipócritas” en sus días, condenando a los que hacían oraciones en las plazas y sinagogas para ser vistos. “Hay personas que son capaces de tejer oraciones ateas, sin Dios: lo hacen para ser admirados por los hombres”, puntualizó.

El mayor énfasis dado por él fue sobre quiénes serían los hipócritas dentro de las iglesias. “Cuántas veces vemos el escándalo de aquellas personas que van a la iglesia, están allí todo el día, y después viven odiando a los demás y hablando mal de las personas. Mejor no ir a la iglesia. Vive así como ateo. Pero si usted va a la iglesia, viva como hijo, como hermano y de un verdadero testimonio. No un contra-testimonio”.

El líder católico sorprendió al criticar a los que repiten las mismas cosas repetidas veces. “Los paganos piensan que, hablando, hablando y hablando, se reza. También yo pienso que muchos cristianos creen que rezar -me perdonan – es hablar a Dios como un loro. ¡No! Rezar se hace del corazón, de dentro”.

En los próximos tres meses el Papa Francisco deberá tomar decisiones que pueden cambiar el perfil de la Iglesia Católica. Además de una reunión sobre la pedofilia en el clero, en febrero, debe aprobar una nueva constitución apostólica en los próximos meses.

Le puede interesar: Tras tres días de oración toda una aldea se convierte a Cristo

Fuente: Catholic Herald 

 

Continuar Leyendo

Teología

¿Los cristianos que se suicidan están condenados al infierno?

El Dr. Jeremiah Johnston, apologista y estudioso del Nuevo Testamento, ha argumentado que el suicidio no es el pecado imperdonable.

Publicado

en

Respondiendo a la pregunta de si los cristianos que se suicidan van al cielo, el ético Russell Moore dijo que debido a que la sangre de Cristo cubre los pecados pasados, presentes y futuros, la “última cosa que hacemos” no determina dónde pasaremos la eternidad.

Moore, presidente de la Comisión de Ética y Libertad Religiosa de la Convención Bautista del Sur, dijo que a menudo la pregunta la hacen personas preocupadas cuyo ser querido se suicidó.

“Se preocupan”, dijo. “¿Significa esto porque esta persona su último acto en la tierra fue un pecado, y por eso esa persona está en el infierno? Y la respuesta a eso es no”.

“Esta persona está en Cristo. Eso significa que la sangre de Cristo cubre los pecados de esa persona, pasados, presentes y futuros. Y entonces, no somos salvos en base a lo último que hacemos siendo algo que es aceptable para Dios. Somos salvos por la gracia y la misericordia de Dios”.

Pero a veces, Moore dice que no está dispuesto a considerar si los cristianos que se suicidan van al Cielo porque teme que algunos lo vean como un permiso para suicidarse.

“No está bien”, subrayó. “Un suicidio es un asesinato. El suicidio es el ataque de la imagen de Dios. Y el suicidio es horrible. “No es solo un pecado, sino un pecado que deja escombros y devastación por todas partes”.

“Y entonces, si eres alguien que le preguntan porque estás pensando en el suicidio, te rogaría que hables con las personas de tu vida y obtengas ayuda porque la vida vale la pena”.

Muchos individuos que se suicidan están en un lugar de “profunda, profunda angustia y angustia de diversos tipos” o padecen enfermedades mentales, señaló Moore, y agregó que “debemos verlos con compasión”.

“La respuesta que deberíamos tener cuando alguien a quien amamos se suicida no es culpar a la persona, no culparla, no enfadarse con esa persona”, concluyó. “Tampoco es para preguntarse: ‘¿Esto significa que esta persona está fuera del alcance de la gracia de Dios?’ “La gracia de Dios cubre una multitud de pecados, incluyendo aquellos que son tan hirientes que dudamos incluso en hablarlos”.

En medio de un aumento dramático en el suicidio en las últimas dos décadas, varios líderes religiosos han contribuido a determinar si los que cometen suicidio están condenados o no al infierno.

Recientemente, un sacerdote de Michigan fue criticado por sugerir en el funeral de un estudiante universitario de 18 años que podría no ir al cielo porque se quitó la vida. “Era su momento de decirles a todos lo que pensaba del suicidio, [y] no podíamos creer lo que estaba diciendo”, dijo el padre del adolescente, Jeff Hullibarger,  a la Detroit Free Press . “Él estaba allá arriba condenando a nuestro hijo, casi llamándolo pecador. Se preguntó si se había arrepentido lo suficiente como para llegar al cielo. Dijo ‘suicidio’ más de seis veces “.

El Dr. Jeremiah Johnston, apologista y estudioso del Nuevo Testamento, ha argumentado que el suicidio no es el pecado imperdonable.

“El único pecado que Dios no puede perdonar es el pecado de rechazar a Jesucristo como Señor y Salvador”, le dijo a CP antes. “¿Las personas que se suicidan van al infierno? Algunas personas enseñan que el suicidio es el ‘pecado imperdonable’. Dios perdona ese pecado. ¿Es un pecado? Absolutamente. Pero la salvación que recibimos de Jesucristo es eterna, independientemente de nuestro estado mental o nuestra madurez espiritual o inmadurez. De lo contrario, el Evangelio es nulo. ¿Sabe cuántos cristianos mueren inesperadamente? ¿Con pecado no confesado en su vida?

Kayla Stoecklein, viuda del fallecido pastor de la Iglesia Inland Hills, Andrew Stoecklein, quien murió después de intentar suicidarse en su iglesia de California en agosto, también desacreditó la opinión común y escribió en un blog: “Esta es una falsa creencia común sobre el suicidio y me rompe el corazón. … Creo con el 100% de mi alma que Andrew está en el cielo. Andrew tuvo una relación real, cruda, auténtica con Jesús. Miles de personas estarán en el cielo gracias a él”.

La co-fundadora y autora de libros más vendidos de Saddleback Church, Kay Warren, cuyo hijo, Matthew, murió por suicidio a los 27 años en 2013, también enfatizó que el suicidio no condena a un cristiano al infierno.

“Dios nos prometió que la salvación de Mateo era segura y segura. Mateo le dio su vida a Jesús cuando era un niño pequeño. Y, por lo tanto, estoy absolutamente seguro al 100% de la obra de Jesús de que Mateo está en el cielo”, dijo. The Christian Post en una entrevista anterior.

Le puede interesar: Hombre dice que ángeles lo rescataron de un grave accidente

Continuar Leyendo
Advertisement

Redes Sociales

Advertisement

Más leídas