El cerebro humano está “programado” para asimilar lo sobrenatural, dice estudio

•Por alguna razón aún desconocida, el cerebro asimila mejor y encuentra menos sorprendente aquellas ideas imposibles que son religiosas, según el Instituto de Salud Carlos III de Madrid.

  • Estudios    
  • 23 may 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

La mente humana puede detectar rápidamente cuando algo es imposible en el mundo real, pero por alguna razón aún desconocida, el cerebro asimila mejor y encuentra menos sorprendente aquellas ideas imposibles que son religiosas, según el Instituto de Salud Carlos III de Madrid, fue quien realizó la investigación y llegó a esta conclusión mediante el análisis de la actividad cerebral de varios grupos de personas.

Los resultados de este estudio fue publicado en la edición digital de la revista Social Neuroscience, el material está firmado por el neurocientífico Manuel Martín-Loeches, investigador del Instituto Carlos III y profesor de la Universidad Complutense de Madrid.

Los investigadores compararon las reacciones de un grupo de personas con los informes de los milagros religiosos y otras historias imposibles, pero sin ninguna relación con el mundo “sobrenatural”.

Martín-Loeches, resumió sus conclusiones: “El cerebro humano ve más aceptable, que se muevan montañas a que se muevan edificios”, según este psicólogo.

El investigador español explicó que los sentidos muestran que el cerebro entiende rápidamente cuando algo es imposible en el mundo real: “existen unas leyes físicas, biológicas y psíquicas que son sistemáticas, se descubren con apenas meses de edad y conocerlas es, precisamente, una de las razones clave para nuestra supervivencia”.

En este sentido, está comprobado, ha asegurado, que para que un mito o un relato religioso tenga éxito se deben mezclar hechos posibles e imposibles, pues estos últimos llaman la atención, elevan el interés, sorprenden, y la historia se recuerda más fácilmente.

Durante su investigación, los científicos españoles analizaron la actividad cerebral de un grupo de 30 personas, mientras que los informes de los milagros y las ideas imposibles tomados de otros textos religiosos fueron leídos. Luego compararon la actividad cerebral con la descripción de situaciones imposibles, pero no forman parte de los textos religiosos.

Para asegurarse de que las ideas religiosas o imposibilidades no eran conocidos por los voluntarios del estudio, fueron tomadas de diversos materiales de diferentes religiones, no sólo el cristianismo. De un total de 180 informes cortos, los participantes fueron necesarios para decir si o no a lo posible.

Según Martin-Loeches, por alguna razón todavía desconocida, el cerebro de los voluntarios aceptó las ideas religiosas imposibles en el mundo natural con más facilidad que otros no religiosos. Para el especialista, la ciencia sigue siendo imposible establecer cómo y por qué se hace esta distinción, pero está claro que hay una especie de “programación cerebral” para aceptar lo más imposible naturalmente religioso.

Fuente: Agencia EFE