Nadadora de 4 medallas: Dios es más importante que oro olímpico

“No creo que a Dios le preocupe de cómo nado. Al estar en un equipo olímpico no es mi objetivo final en la vida. Creo que Dios se preocupa más por mi alma y estoy anunciando su amor y misericordia para el mundo”.

  • Deportes    
  • 17 ago 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- Madeline “Maya” Dirado, 23 años de edad obtuvo en estos los Juegos Olímpicos de 2016, 4 medallas en la bolsa. Ella ganó los 200 m espalda y en los 4×200 metros libres, la plata en los 400 y el bronce en los 200 metros combinado. Sin embargo, ella sorprendió a todos cuando dijo que no era lo más importante en su vida. Por lo general, los atletas de alto rendimiento como ella, literalmente viven para el deporte.

Dado que no era una de las favoritas, las actuaciones de Dirado llamaron mucho la atención y se dieron varias entrevistas después de regresar a los Estados Unidos.

En una de ellas dijo: “No creo que a Dios le preocupe de cómo nado. Al estar en un equipo olímpico no es mi objetivo final en la vida. Creo que Dios se preocupa más por mi alma y estoy anunciando su amor y misericordia para el mundo”.

Ella se graduó de la Universidad de Stanford, anunció su retiro de la natación después de los Juegos Olímpicos. Después de 17 años practicando natación, ella dijo que su atención se centra ahora en su familia y su profesión en el área de consultoría.

Ella es evangélica al igual que su marido Rob Andrews son miembros de The River Church Community, en el área de San Francisco.

Dice que sus padres siempre le dieron una sólida formación cristiana. “Jesús ha sido una constante en mi vida”, resaltó la campeona.

Para la atleta, su confianza es saber que no importa lo que acontezca, Dios la ama. Para Maya, “el amor de Jesús por mí y para toda la humanidad es algo que siempre me ayuda a amar a la gente a mi alrededor, cuando las cosas se ponen difíciles”, dijo a la revista Christianity Today.

Este es un gran contraste con su carrera de natación, que se considera una “actividad muy egoísta” porque pasaba la mayor parte del tiempo solo en la piscina, pero la posición de la joven ganó los elogios del pastor Franklin Graham, líder de la Asociación Evangelística Billy Graham. “El saber que Dios te ama y se preocupa por tu alma eterna, es una de las mejores noticias de los Juegos Olímpicos”, dijo en un mensaje en Facebook.