Candelabro de oro del Templo de Salomón fue escondido en el Vaticano

Después de casi 2000 años, diferentes historias sugieren los posibles destinos de los objetos sagrados judíos que fueron saqueados del templo por el general romano Tito en el año 70 d.C. la pieza más vistosa era el candelabro de oro macizo –Menorá–.

  • Israel    
  • 18 ago 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

Hay muchas leyendas relacionadas con el templo construido por Salomón de acuerdo a la dirección de Dios y su versión ampliada, la obra de Herodes, que gobernó Judea en la época de Cristo. El asunto volvió a ser ampliamente debatido después del éxito de la película “En busca del Arca Perdida” en la década de 1980.

Después de casi 2000 años, diferentes historias sugieren los posibles destinos de los objetos sagrados judíos que fueron saqueados del templo por el general romano Tito en el año 70 d.

C. la pieza más vistosa era el candelabro de oro macizo –Menorá– del tamaño aproximado de un hombre.

Una teoría más ampliamente difundido entre los grupos judíos es que estos artefactos están ocultos dentro del Vaticano, que heredó gran parte de la riqueza del Imperio Romano. Sólo hay un problema, los eruditos dicen: Eso no es verdad.

Steven Fine, profesor de historia judaica en la Universidad Yeshiva, ha dedicado los dos últimos decenios desmintiendo estas historias. Incluso escribió un libro sobre el tema, que publicará pronto. En los últimos meses, se ha añadido un capítulo más de esta teoría. A finales de mayo, Fine dijo que carta abierta de Yonatan Shtencel, -uno de los rabinos más influyentes de Israel-, fue enviada al entonces presidente Shimon Peres, donde se le pedía que le solicitara formalmente al Vaticano devolver la Menorá.

Oficialmente el asunto no fue planteado por Peres y su comitiva cuando visitaron al Papa Francisco hace tres meses. Pero Shimon Shetreet, ex ministro israelí de Asuntos Religiosos, dijo que se habló de los artefactos durante una reunión con el Papa Juan Pablo II en 1996 también se conversó lo mismo con el secretario de Estado del Vaticano en el momento, pero nunca hubo respuesta.

De hecho, el Vaticano respondió formalmente a The Wall Street Journal, negando tales acusaciones. “Una vez oí rumores acerca de esta historia. Pero nunca pensé que era algo digno de atención”, dijo Federico Lombardi, portavoz del Vaticano.

Paolo Liverani, profesor de la Universidad de Florencia, afirma que recibió cartas todos los años preguntando por la Menorá mientras trabajaba como curador del museo del Vaticano, pero afirma que nunca vio los artefactos sagrados en la colección del Vaticano.

El fundamento para acusar al Vaticano de estar contra la Menorá es bastante frágil. Existe un monumento antiguo muy conocido llamado “El Arco de Tito”. Muestra un desfile que tuvo lugar en las calles de Roma en el año 71, para conmemorar la victoria del ejército del general en Jerusalén. En ella se puede ver claramente que se va cargando la Menorá.

“Nadie puede negar que fueron llevados a Roma”, enfatiza Shetreet. “La pregunta es qué sucedió después. El tema encaja más en la categoría de leyendas y rumores”.

Los eruditos dicen que la idea de que el Vaticano podría tener las partes del templo tuvo lugar durante los años 1950 y 60, cuando la Santa Sede trató de mejorar las relaciones con los judíos. Especialmente debido a los acontecimientos que tuvieron lugar durante la Segunda Guerra Mundial.

“Hay miles de manuscritos y antigüedades perdidas,” dijo el profesor Lawrence Schiffman, director del Instituto Mundial para la Investigación Avanzada en Estudios Judaicos de la Universidad de Nueva York. “Muchos de ellos son reales, pero esto no es el Vaticano”, dice. Para él, no hay evidencia histórica concreta.

Aunque el Arco de Tito y las antiguas fuentes rabínicas confirman que partes del templo fueron a parar a Roma, eso no significa que terminaron en algún depósito en el Vaticano, una institución que se fundó siglos más tarde.

Hay otras versiones más hasta el destino final de la Menorá, desde la restauración del Templo está relaciona con la venida del Mesías, según la tradición judía. Algunos estudiosos señalan que se había escondido en una cueva en Galilea; otros dicen que está sumergida en el lodo bajo el río Tibre, en Roma, un grupo afirma que todavía está enterrada en un monasterio en Cisjordania.

Innegable es el hecho de que el Tercer Templo ha recibido mucha atención en los últimos años, posiblemente desde la formación del Estado de Israel (en 1948), no se había hablado tanto sobre el tema. Sin embargo, tal parece que de no recuperarse la Menorá original, el Instituto del Templo ha invertido en la formación de los levitas, y han hecho todas las piezas necesarias para el interior del templo siguiendo de cerca las indicaciones bíblicas. Lo último ha sido la recaudación de fondos para la construcción del Tercer Templo.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com