nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Iglesia pentecostal contribuye a preservar las mejores aguas sulfurosas de Venezuela

Los hermanos de una iglesia evangélica pentecostal, se ofrecieron voluntariamente para recuperar cada una de sus instalaciones, limpiar las cuatro piscinas para ponerlas al servicio del escaso público que va los fines de semana.

  • Asistencia Comunidad    
  • 9 feb 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Mariara, un pueblo pobre, dicen en Venezuela que está sentado sobre un banco de oro. Y razones no faltan porque el subsuelo cuenta con una fuente inagotable de las aguas más sulfurosas de Venezuela, lo que aumenta su valor terapéutico. Estas aguas fueron descubiertas por el barón Alexander Von Humboldt, allá por los años de 1810.

El azufre y el barro antes eran extraídos por una empresa asiática para producir un jabón medicinal con sello de exportación.

Los hidrólogos aseguran que el lodo que brota es altamente calificado para curar a las personas que sufren de reumatismo, artritis y problemas dermatológicos.

Sin embargo, hoy esto ya no es una realidad que se pueda disfrutar porque el paisaje donde fueron construidos las piscinas hidrotermales están abandonadas, allí hay una construcción (elefante blanco) que fue proyectada para un hospital hidrotermático con amplias habitaciones, comedor, sala de recibo, pero todo eso se está perdiendo.

Para colmo el lugar se ha convertido en madriguera de delincuentes que hullen de los organismos de seguridad de Caracas, Aragua, Miranda y Carabobo.

Las aguas termales, están ubicadas en el pacífico pueblo de la parroquia de Aguas Calientes del municipio Diego Ibarra, el líquido elemental se encuentra a tan solo 40 metros de profundidad, y actualmente esas aguas se pierden y terminan en las viejas y destartaladas tuberías de cloacas.

Iglesia pentecostal trabaja voluntariamente

Por tal motivo el consejo comunal, y los hermanos de una iglesia evangélica pentecostal, se ofrecieron voluntariamente para recuperar cada una de sus instalaciones, limpiar las cuatro piscinas para ponerlas al servicio del escaso público que va los fines de semana.

Aunque no ofrece una excelencia de servicios, por lo menos las sulfurosas aguas sirven para recuperar la salud de unos pacientes que padecen de artritis y dermatológicos.

“Es una lástima el estado en que hemos encontrado estas piscinas, los delincuentes se llevaron todo, hasta los techos de las churuatas se robaron, estos baños termales tiene un valor histórico para el municipio” dice Salomón Mota, guardián de las piscinas.

“Antes era una guarida de delincuentes, pero ahora lo estamos cuidando, para que las piscinas se mantengan limpias para que los fines de semana vengan los visitantes, en busca de una cura para su artritis o enfermedades de la piel”, dice Mota.

El pastor Darwin Domínguez, expresó que “aquí la voluntad de Dios nos está dando su bendición, estas son aguas medicinales que Dios nos está brindando, sin embargo a nadie le interesa, la fuente es inagotable pero nadie nos quiere dar una mano para poder sacar adelante estas piscinas y el turismo”.

Domínguez es muy conocido en la ciudad de Mariara, su trabajo está al lado de los necesitados siempre llevando la palabra del Señor, por eso es su preocupación porque las autoridades deberían de trabajar para recuperar este sitio que está totalmente abandonado.

Los dos ciudadanos antes mencionados agradecieron el trabajo que viene desarrollando el vocero principal del Consejo Federal del Gobierno, José Gregorio Cabrera, quien se preocupa por la situación y busca la aprobación de proyectos para convertir a Aguas Calientes en una de las mejores zonas turísticas del eje oriental.