Adolescente que estuvo muerto 45 minutos regresa a la vida tras oración de su madre

Lo que sucedió después desafió toda explicación. El Dr. Sutterer llamó a la madre de John en la habitación para darle la noticia. Cuando entró ella comenzó a orar en voz alta.

  • Jóvenes    
  • 10 feb 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

LAKE ST. LOUIS, Misurí – Tres niños de 14 años de edad, habían caído en un lago congelado en Misuri en el Martin Luther King, Jr. Day. Cuando los rescatistas llegaron, uno estaba casi fuera del agua, otro se sostenía sobre el hielo mientras que el otro se había hundido en el agua.

John Smith, de 14 años era el joven que se había hundido en el lago. Él estaba jugando con otros dos amigos cerca de lago congelado cuando resbalaron por el hielo.

Los otros dos jóvenes habían sido rescatados pero para encontrar a Smith los rescatistas se tardaron unos 15 minutos.

Smith llevado de emergencia a un hospital, donde los médicos trataron de sobrevivirlo por casi media hora, sin tener éxito. Los médicos no tenían esperanza y no estaban seguros de cuánto tiempo deberían seguir intentando revivirlo porque él ya estaba clínicamente muerto durante 45 minutos y tenía una temperatura interna de 88 grados.

Días después del accidente, el estudiante de octavo grado John Smith está haciendo algo que los médicos nunca creyeron que sería posible.

“No recuerdo mucho al respecto, para ser honesto”, dice Smith. “Después de escuchar lo que los paramédicos y los médicos dijeron estoy bastante sorprendido por el resultado”, Smith admite.

“Todo el mundo dice que el frío le ayudó. Estuvo muerto durante 45 minutos”, dijo el Dr. Kent Sutterer del Hospital St. Joseph.

Lo que sucedió después desafió toda explicación. El Dr. Sutterer llamó a la madre de John en la habitación para darle la noticia. Cuando entró ella comenzó a orar en voz alta.

“No recuerdo todo lo que dije, pero recuerdo que le dije al Santo Dios, por favor, envía tu Espíritu Santo para salvar a mi hijo. Quiero a mi hijo, por favor sálvalo”, dijo Joyce, madre de Smith.

“Fue cuestión de un minuto o dos, cuando su corazón comenzó de nuevo a latir”, dijo el Dr. Sutterer.

Esta fue una experiencia que sacudió a muchos de la sala de emergencia ese día. El Dr. Jeremy Garrett quien supervisó la recuperación de Smith dice: “Es un milagro de buena fe”.

“Estoy sorprendido de que estoy vivo, pero es un verdadero milagro que estoy vivo, y doy gracias a Dios que estoy vivo”, dijo Smith.

Smith, todavía tiene tos, y que está recibiendo terapia física para ayudarle a recuperar algunos de los movimientos sus manos sin embargo, fue dado de alta para ir a casa.