“José Joaquín Yiye Ávila”, será el nombre de una importante carretera de Puerto Rico

“Un hombre que dedicó décadas a servir a los demás, a llevar el mensaje de paz y de amor entre nosotros los seres humanos, es digno de homenajear y reconocer”, Cámara de Representantes de Puerto Rico.

  • Ministros    
  • 4 jun 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

La Cámara de Representantes aprobó recientemente el lunes 1 de junio, el proyecto 1297, de la autoría del presidente cameral Jaime Perelló Borrás y del representante César Hernández Alfonzo que establece que el tramo de la carretera PR-2 que discurre entre Hatillo y Aguadilla será conocido como la carretera José Joaquín “Yiye” Ávila, según publica el diario puertorriqueño Metro.

“Es un honor haber servido de herramienta para que se reconozca a Yiye, como todos cariñosamente lo conocimos, al nombrar este tramo de la carretera número dos con su nombre”.

Un hombre que dedicó décadas a servir a los demás, a llevar el mensaje de paz y de amor entre nosotros los seres humanos, es digno de homenajear y reconocer”.

“Por eso fue que presenté esta medida y me alegra sobre manera que este camuyano que llegó al mundo entero sea reconocido a través de esta medida que con sumo respeto y admiración a él y a su labor tuvimos a bien presentar”, expresó Hernández Alfonzo en un comunicado de prensa.

Indicó que “Yiye Ávila”, nació el 12 de septiembre de 1925, en Camuy y se distinguió como evangelista y predicador, siendo una de las figuras más reconocidas de la religión, tanto en Puerto Rico como en América Latina.

Ávila fungió como maestro de las materias de química y biología durante 21 años. Se destacó como deportista y fue jugador de béisbol en su natal Camuy, además de competir como fisiculturista y obtener títulos en este deporte a nivel de Puerto Rico y de los Estados Unidos, resaltó el legislador.

Por otro lado, el representante detalló que no fue hasta principios de los años 60 que Ávila Portalatín fundó su ministerio religioso en Puerto Rico y desde sus inicios en su carrera como evangelista llevó su palabra a los campos de la isla.

En 1962 llevó su mensaje a la vecina isla de República Dominicana. Para 1967, se separó de sus tareas como educador para dedicar todo su tiempo al evangelio. Su prédica se extendió a Estados Unidos y Latinoamérica.

Fuente: Metro