nav
Lunes 22 de Mayo de 2017

13 mil bebés fueron salvados de aborto durante campaña de oración

Durante la campaña de este año, Rosa, una madre que había decidido preservar la vida de su bebé de hace seis años conversó con una voluntaria de los 40 Días por la Vida, asistió a una reunión y llevó a su hija.

  • Sociedad    
  • 27 abr 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nínro Ruíz Peña

La campaña de oración “40 Días por la Vida” de este año tuvo lugar en 341 ciudades en 30 países diferentes, tornándose la mayor de la historia. Durante la última década, sus líderes estiman que 13.000 bebés se salvaron de aborto.

Shawn Carney, presidente de 40 Days for Life, dijo a CBN News que son dos campañas en los EE.

UU. cada año, una en otoño y otra en primavera. La última coincidió con el período de Cuaresma. “Estuvimos 40 días en oración y ayuno, haciendo una vigilia continua fuera de las clínicas donde se realizan abortos”, explica.

Desde su creación en 2007, ellos reúnen a católicos y evangélicos para interceder por las personas que están en esos lugares. Muchas mujeres embarazadas renuncian al aborto, ellos coleccionan los testimonios de los empleados de estas clínicas que dejan sus puestos de trabajo en el período en que los cristianos hacen la campaña.

Este año hubo 13, incluyendo secretarias y enfermeras. En total, fueron el 154 las personas que tomaron esta decisión de abandonar estas clínicas de aborto.

El caso más conocido es el de Abby Johnson, que ahora es una de las mayores activistas pro-vida en Estados Unidos. Ella trabajó en una clínica de aborto cerca de la casa de Shawn Carney, que informa: “Fue la empleada número 26 de una clínica de aborto, tuvo un cambio completo de actitud. Realmente hemos visto corazones y mentes que están siendo cambiadas”, celebra.

Explica que la decisión no es fácil, ya que la industria del aborto a menudo trata de demandar e impedirles que cuenten lo que vieron.

Durante la campaña de este año, Rosa, una madre que había decidido preservar la vida de su bebé de hace seis años conversó con una voluntaria de los 40 Días por la Vida, asistió a una reunión y llevó a su hija.

Los médicos recomendaron que Rosa abortara al niño porque habían detectado un problema serio con las piernas. Sin embargo, después de hablar con las mujeres que oraban frente a la clínica, decidió dar a luz. Llamó a la niña Milagros por lo que Dios había hecho.

Como consecuencia de este año, Rosa posó para la fotografía sosteniendo a Milagros, que nació sin piernas. La imagen de la niña con su nombre en el autobús sirve como una campaña “memorial” y se ha convertido en una especie de símbolo de la campaña.