nav
Viernes 15 de Diciembre de 2017

Cinco ministros se oponen a un comunicado que condena violencia contra los cristianos

El comunicado no ha salido adelante por la oposición de 5 ministros, entre los que se encuentra Trinidad Jiménez. Luís Amado (Portugal), Trinidad Jiménez (España), Jean Asselborn (Luxemburgo), Brian Cowen (Irlanda) y Markos Kyprianou (Chipre).

  • Iglesia/Estado    
  • 18 may 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

La Ministra de Asuntos Exteriores de España, rechaza una declaración condenatoria de la violencia cometida últimamente contra los cristianos en comunidades de Egipto, Irak y otras.
Ante el aumento de graves casos de violencia contra cristianos producidos en diversas partes del mundo, el Parlamento Europeo y el Consejo de Europa han emitido comunicados condenatorios claros y explícitos.

En la misma línea los gobiernos de Italia, Francia, Hungría y Polonia han impulsado y apoyado un comunicado por parte del Consejo de Ministros de Exteriores, que condenaba estos deleznables actos de violencia, en los que se incluyen múltiples asesinatos.

Sin embargo, el comunicado no ha salido adelante por la oposición de 5 ministros, entre los que se encuentra Trinidad Jiménez. Luís Amado (Portugal), Trinidad Jiménez (España), Jean Asselborn (Luxemburgo), Brian Cowen (Irlanda) y Markos Kyprianou (Chipre).

Pablo Molinero, presidente del Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia, ha expresado que “a pesar de que todos los actos de violencia son condenables, curiosamente, los cometidos contra los cristianos son sistemáticamente silenciados, y, cuando son conocidos, no merecen condena alguna por parte de nuestros representantes, de un país en el que el 90 % se declara cristiano”, dijo Molinero refiriéndose a España.

Según Molinero: “resulta injustificable este rechazo de la ministra a firmar una condena de la violencia contra los cristianos y el OLRC quiere denunciar esta actitud. El gobierno español debe contribuir a rechazar la violencia sea contra quien sea, con contundencia, claridad y concreción.