Cristianos colombianos provocan que se extienda aprobación de matrimonio gay hasta el 2013

El Alto Tribunal le dio un plazo al legislativo hasta el 20 de junio del 2013 para regular la materia. En caso de que el Congreso desatienda este llamado, las parejas podrían acudir ese mismo día ante el notario o ante el juez para que les ratifique el vínculo jurídico.

  • Moralidad    
  • 28 jul 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

El día de ayer estaba previsto si la Corte Constitucional de Colombia, aprobaría el “matrimonio homosexual”, sin embargo, los cristianos unidos presionaron y protestaron logrando que su aprobación se extienda hasta el 2013.

Sin embargo, con esta decisión, el Congreso no podrá hacer una norma que niegue la legalidad del matrimonio entre parejas homosexuales, pues de la jurisprudencia vigente se desprende que el matrimonio gay no es ilegal.

“Lo importante es que ese nuevo régimen jurídico subsane los déficit de protección constitucional y de dignidad humana que consideró violentada la Corte Constitucional”, dijo el magistrado Juan Carlos Henao, presidente del Alto Tribunal.

El Alto Tribunal le dio un plazo al legislativo hasta el 20 de junio del 2013 para regular la materia. En caso de que el Congreso desatienda este llamado, las parejas podrían acudir ese mismo día ante el notario o ante el juez para que les ratifique el vínculo jurídico. Es decir que las parejas de personas del mismo sexo estarían cobijadas bajo las mismas normas que rigen para el matrimonio heterosexual.

El presidente de la Corte Constitucional dijo que el tribunal decidió “exhortar al Congreso de la República para que antes del 20 de junio del 2013 legisle de manera sistemática los derechos de las parejas del mismo sexo con el fin de eliminar el déficit de protección que según los términos de la sentencia afecta a determinadas parejas”.

En otras palabras, el concepto de matrimonio que quedó vigente, por ahora, es el de un “hombre y una mujer”, pero en un plazo de dos años las parejas del mismo sexo podrán gozar de los mismos derechos de las demás.

Cómo ocurrió la decisión para extender la aprobación

Los magistrados de la Corte Constitucional estaban divididos en dos bandos, y ninguno hacía la mayoría. Por un lado estaban los magistrados que están de acuerdo con la aprobación de ampliar el concepto de matrimonio a las parejas homosexuales. Estos son los magistrados María Victoria Calle, quien ya había liderado una ponencia en ese sentido; Luis Ernesto Vargas; Jorge Iván Palacio, y Juan Carlos Henao.

Del otro lado , quienes han defendido el concepto tradicional de matrimonio contenido en el artículo 113 del Código Civil, que fue demandado: Jorge Pretelt, Nilson Pinilla y Gabriel Eduardo Mendoza.

Este último fue el magistrado ponente, cuya argumentación estuvo orientada a negar la demanda contra el artículo del Código Civil. En su criterio, el concepto de matrimonio está definido por “la unión de un hombre y una mujer” y la revisión de estos conceptos abriría la puerta para la adopción de hijos a las parejas del mismo sexo, la cual debe tener en cuenta los derechos de los niños.

En un tercer grupo estaban los magistrados Mauricio González y Humberto Sierra Porto, quienes estaban de acuerdo con la de inhibirse para tomar una decisión de fondo y en su lugar darle paso al Congreso para que regule la materia.

Al final, esa posición reunió la mayoría de magistrados y fue por la que optó la sala plena de la Corte Constitucional.

Pronunciamiento de la iglesia

Representantes de la iglesia católica, iglesias evangélicas protestantes, metodistas, y anglicanos, se pronunciaron ayer afirmando que “no puede constituirse un verdadero matrimonio o una verdadera familia en vínculo de dos hombres o dos mujeres y mucho menos se puede atribuir a esa unión el derecho de adoptar menores de edad”.

“Antropológica y psicológicamente la pareja es de un hombre y una mujer, con el fin de la unión en el amor, del fruto del amor en los hijos y la constitución de una familia”, cita la declaración.

El ministro del interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras, informó que la Unidad Nacional será convocada para establecer hacia dónde llevar un proyecto sobre el matrimonio de las parejas de homosexuales. En los próximos días el Gobierno deberá anunciar la fecha en la cual se realizará el debate sobre este tema.

Antecedentes de aprobaciones gay

Ciudad de México fue la primera ciudad que legalizó el matrimonio gay, en diciembre del 2009. Argentina, en julio del 2010, fue el primer país latinoamericano que legalizó el matrimonio entre homosexuales en todo su territorio, lo que les da mucho más derechos que una unión civil, incluido el de adoptar y de heredar posesiones.

Uruguay garantiza los mismos derechos a todas las parejas que hayan cohabitado durante más de cinco años. Ecuador protege a los homosexuales de la discriminación por orientación sexual. Y países como Chile y Nicaragua despenalizaron las relaciones homosexuales.

En Colombia, la comunidad homosexual ha ganado espacios y derechos gracias a sentencias de la Corte Constitucional y no en el Congreso, mediante la vía normativa.

Desde el año 2007 el alto tribunal ha emitido cuatro importantes sentencias que les garantizó a lesbianas, gays, bisexuales y transexuales derechos que eran exclusividad de familias o parejas conformadas por un hombre y una mujer.

La más reciente victoria fue en abril de este año. La Corte Constitucional concedió a las parejas, incluidas las homosexuales, el derecho a reclamar la “porción conyugal”. Es decir que en caso de que uno de los integrantes de la pareja fallezca, el sobreviviente puede reclamar la cuarta parte de la herencia.

Foto: La alcaldesa de Chapinero, Blanca Inés Durán, se casó con su novia, Catalina Villa, el 31 de octubre pasado. El reconocimiento de su matrimonio, sin embargo, solo se dará cuando el Congreso regule la materia. Esa es la más reciente batalla de los gays en Colombia.