nav
Viernes 17 de Noviembre de 2017

Pastor Youcef Nadarkhani cumple mil días de prisión por no renunciar a Jesús

El sitio de Gospel Truth, con el apoyo del pastor Silas Malafaia, ha puesto de relieve la oración de los mil días, porque es crucial que se continúe movilizándose por el pastor Nadarkhani.

  • Persecuciones    
  • 2 ago 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

El 8 de julio, el pastor Youcef Nadarkhani, cumplió el día número 1.000 de estar encarcelado ilegalmente en Irán, al respecto el pastor brasileño Silmar Coelho, grabó un video pidiendo a las iglesias en todo el mundo a que eleven un clamor por la vida de Nadarkhani.

El sitio de Gospel Truth, con el apoyo del pastor Silas Malafaia, ha puesto de relieve la oración de los mil días, porque es crucial que se continúe movilizándose por el pastor Nadarkhani para que el gobierno iraní sepa que millones de personas en el mundo están en contra de esta injusticia.

El pastor Coelho dijo al pueblo de Brasil: “Si no luchamos por el derecho a predicar, van a terminar silenciándonos. El pastor Youcef, debe ser puesto en libertad”.

Nadarkhani, es un pastor evangélico y fue acusado, condenado y sentenciado a muerte por apostatar contra el Islam y convertirse en un cristiano. Cuando los funcionarios iraníes exigieron que negara su fe en Jesucristo, o de lo contrario enfrentaría la muerte, él respondió: “No puedo negar mi fe en Jesús”. Al ver las autoridades iraníes que no podrían cambiar su convicción en Jesucristo, decidieron detenerlo ilegalmente y separarlo de su esposa y sus dos hijos desde 2009.

Youcef Nadarkhani, escribió una carta abierta dando las gracias “a todos los interesados” sobre su situación y pidiendo oración. La carta fue escrita a principios de mayo del 2012 y es la primera vez que el pastor Youcef, ha hablado públicamente sobre su encarcelamiento ilegal en Irán.

El pastor alentó a los miembros de su congregación y a todas las personas de todo el mundo que está en “perfecto estado de salud” y les insta a seguir teniendo fe en Dios. Agradeció especialmente a todos los que piden “mi liberación y que han hecho campaña por los derechos humanos en contra de las acusaciones en contra mía”, así que insistió a todos: “oren por mí.”

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de ACLJ