Hijos de cristianos son secuestrados, torturados y decapitados en Siria, denuncia líder cristiana

“Los cristianos son los primeros en morir cuando las tropas rebeldes invaden las ciudades. Las casas, las iglesias son quemadas y destruidas, amenazan que todos los que no se convierten morirán”, Agnes Mariam el-Salib, Madre Superiora del Monasterio de St. James en Qara, Siria.

  • Persecuciones    
  • 30 sep 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

En marzo del 2012, la guerra en Siria completó un año y todavía no tiene mucho espacio en los medios del mundo. Incluso cuando el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) presentó una denuncia grave tras encontrar cuerpos decapitados en la ciudad de Homs, al oeste de Siria.

Es inevitable que los civiles mueran en una guerra, pero la Radio de ONU, dijo: “cadáveres de niños pequeños fueron encontrados entre las víctimas en el barrio de Karm el-Zeytoun.

Algunos tenían señales de tortura, otros fueron decapitados”. Sin embargo, la noticia tuvo poco efecto.

Unos 18 meses más tarde, volvió a llamar la atención la prensa internacional. Esta vez por un líder de la comunidad cristiana local. En una reciente entrevista con Russia Today, Agnes Mariam el-Salib, Madre Superiora del Monasterio de St. James en Qara, Siria, dijo que está remitiendo un expediente a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

En el se afirma que las imágenes de la supuesta agresión química en Siria es un cuadro. Divulgado por todo el mundo y utilizado por los Estados Unidos para justificar una invasión, se trata de tentativa de los rebeldes patrocinados por Al Qaeda para justificar muchas de sus acciones terroristas.

La Madre Agnes, vive en Siria desde hace 20 años y ha experimentado los horrores de la guerra desde su inicio. Esto refuerza lo que se ha informado ampliamente: “Los cristianos son los primeros en morir cuando las tropas rebeldes invaden las ciudades. Las casas, las iglesias son quemadas y destruidas, amenazan que todos los que no se convierten morirán”.

En su reciente entrevista con uno de los principales diarios de Rusia, ella expuso algunos aspectos para contrarrestar los intereses de EE.UU., afirmando que Siria es ignorada por los medios de comunicación occidentales. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia pidió a la comunidad internacional prestar atención a las revelaciones hechas por Agnes Mariam el-Salib.

Según ella, los cuerpos de los niños, niñas y adolescentes que se muestran en las imágenes no pueden ser víctimas del mismo ataque. Una razón para esto es que sus padres y especialmente las madres no han caído al lado de ellos.

Al mismo tiempo, la comunidad internacional ignoró la brutal matanza en Latakia el día 5 de agosto. “El ataque afectó a más de 500 personas, incluyendo niños, mujeres y ancianos. Todos ellos fueron asesinados en el mismo ataque rebelde. ¿Cómo las atrocidades cometidas puede ir más allá de todos los límites?”, denunció. Además, muchos niños que fueron secuestrados nunca más serán vistos.

El video que muestra a las víctimas que murieron tras el ataque con armas químicas contra la aldea de Gutha, el 20 de agosto tiene detalles que pasan desapercibidos para quienes no conocen la realidad en Siria.

Fueron cerca 490 cuerpos, pero como se ha demostrado en varios sitios independientes como Before It’s News, los niños no vivían en Gutha, sino que eran los mismos niños que fueron secuestrados dos semanas antes en Latakia. Cerca de un mes después de los hechos, muchos de los padres que sobrevivieron a la masacre, reconocieron el video que corrió por todo el mundo.

De hecho, sólo unos breves artículos en el diario “The Independent”, mencionó el tema, con poca repercusión. En Brasil, sólo la revista Carta Capital prestó atención al hecho. Por otro lado, el video difundido por Reuters sobre el supuesto ataque químico fue noticia en todos los principales medios de comunicación del mundo. El punto principal es que la mayoría de los muertos no eran hijos de musulmanes, sino cristianos y fueron usados para atraer la atención del mundo a un argumento falso.

Agnes, no niega que las armas químicas pueden haber sido utilizadas, pero se pregunta por qué hay poca difusión en la prensa. En total, doce aldeas alauitas fueron objeto de ataques sangrientos yihadistas. “Fue una verdadera matanza. Las personas fueron mutiladas y decapitadas. Hay un video que muestra a una chica con la cabeza cortada. Ellos le cortaron la cabeza ¡estando viva, todavía viva, Viva!”, dijo la líder cristiana.

Al preguntarle por qué se tardó en hacer estas denuncias, dice que la mayoría de los periodistas americanos y europeos no estaban interesados en escucharla. “Todo cristiano debe basarse en primer lugar en su conciencia y creer en Dios. Esto les ayudará a salvar sus vidas inocentes. No me importa mi vida… Esto es posiblemente el mayor crimen jamás cometido en la historia “, suspira Agnes.

Al hablar sobre el apoyo que esperaba del Vaticano, fue directa: “El Papa dice que no tiene planes, ni bombas ni fuerzas armadas… Él pidió: Vamos a parar de luchar”. Para ella, tiene un gran significado. “La opinión pública mundial se volvió en contra de los EE.UU. Es la primera vez en la historia que Estados Unidos está solo. Dicen que tienen el apoyo de diez países. Pero insisto en que no lo tienen”, dice Agnes.

Para ella las personas en estos países no están de acuerdo con sus gobiernos y muchos, como Inglaterra, se han vuelto más cautelosos. Incluso el presidente Obama afirmado en sus planes, percibió que no tendría todo el apoyo de la ONU.

El pasado sábado, Human Rights Watch, una organización que defiende los derechos humanos criticó la resolución de la ONU que sólo consiste en destruir el arsenal químico de Siria. Philippe Bolopion, representante de la organización de la ONU, se indignó: “La resolución no puede hacer justicia a los cientos de niños que murieron envenenados por gas o por muchos otros delitos graves”.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com Carta Capital, RT, Before Its News y G1