nav
Sábado 03 de Diciembre de 2016

Jóvenes son perseguidos en Inglaterra por abandonar el Islam

Una de las que ha sufrido esta persecución es una joven de 17 años de edad, quien hace tres años comenzó a cuestionar la religión y se rebeló en contra del uso del hiyab (velo que cubre la cabeza de las mujeres musulmanas). La joven que vive en Lancashire, Inglaterra, decidió que no quería ser musulmana y fue amenazadA de muerte por su padre.

  • Persecuciones    
  • 5 oct 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

INGLATERRA.- Jóvenes británicos de familias musulmanas están desertando del Islam y, por tanto, se enfrentan a muchos problemas familiares. Los informes fueron hechos por la BBC en Londres, donde los jóvenes dicen que sufrieron persecución y amenazas de muerte por haber abandonado la creencia de la familia.

Una de las que ha sufrido esta persecución es una joven de 17 años de edad, quien hace tres años comenzó a cuestionar la religión y se rebeló en contra del uso del hiyab (velo que cubre la cabeza de las mujeres musulmanas).

La joven que vive en Lancashire, Inglaterra, decidió que no quería ser musulmana y fue amenazadA de muerte por su padre.

La jovencita tuvo que llamar a la policía después de haberse espantado mucho y por esta razón su padre fue declarado culpable de crueldad infantil. Hoy en día, la jovencita está bajo la custodia del padre de su novio, como medida para mantenerla alejada de su madre y hermanos.

La joven no está sola, otra de 25 años de edad que vive en el sur de Yorkishire decidió dejar el Islam cuando estaba en la universidad porque descubrió que sus padres habían arreglado un matrimonio para ella.

Por miedo a ser rechazada por la familia por dejar el Islam, la joven decidió no volver a casa.

“Yo sé que mi familia no me haría daño, no mis padres y hermanos”, dice ella agregando que no permiten que otros miembros de la familia sepan de su decisión. “Mi padre me dijo que si la gente equivocada se enteraba, no sabría lo que podría suceder”.

A través de un foro en línea otros ex musulmanes hablan sobre sus experiencias y temores. Esta joven de 25 años de edad, participa en estas discusiones y alienta a los participantes a ganar independencia financiera antes de decirles a sus padres sobre la decisión.

Los relatos de los que sufren por dejar la religión son impresionantes, hay jóvenes que escucharon de sus familiares que a causa de su elección toda la familia estaba “manchada” y que sus hermanos y hermanas no podían casarse.