Gobierno de Cuba reprimió más de 1.600 iglesias, entre enero y julio

Dentro de los casos de violación a la libertad religiosa, se registraron las demoliciones y la confiscación de las iglesias, así como la detención arbitraria de algunos líderes.

  • Persecuciones    
  • 19 ago 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

CUBA. – Entre enero y julio de 2016, más de 1.600 iglesias han sido objeto de persecución religiosa por las autoridades cubanas, según Christian Solidarity Worldwide (CSW). En marzo de este año, el reverendo Mario Félix Lleonart Barroso, pastor y militante de la libertad religiosa, fue detenido unas horas antes de la llegada del presidente Barack Obama al país.

El año pasado, los líderes cristianos expresaron su preocupación por la forma en que el gobierno estaba tratando a los grupos religiosos.

A muchos pastores les confiscaron sus pertenencias personales y más de un millar de iglesias todavía se consideran “ilegales” en Cuba.

CSW acusa al gobierno cubano de atacar las propiedades de las iglesias “para reforzar el control sobre las actividades y la composición de los grupos religiosos y por lo tanto eliminar la posibilidad de cualquier malestar social”.

El informe anual sobre la libertad religiosa, publicado la semana pasada, por el Departamento de Estado de Estados Unidos, señaló que el gobierno cubano “supervisa los grupos religiosos” y “continúa controlando la mayoría de los aspectos de la vida religiosa”.

“El gobierno persigue, sostiene y limita las figuras religiosas sinceras, especialmente aquellas que discuten los derechos humanos o colaboran con grupos de derechos humanos independientes”, según el informe.

“Muchos líderes religiosos dan fe de que se censuró el contenido de su predicación durante los cultos. Algunos evitan hacer críticas directas o indirectas del gobierno por temor a represalias, como medidas que podrían limitar el crecimiento de sus grupos religiosos”, continúa el documento.

“Seguimos decepcionados con las promesas no cumplidas de una reforma por parte del gobierno cubano. Instamos a la comunidad internacional y, en particular, al Reino Unido, la Unión Europea y el Gobierno de Estados Unidos a presionar al gobierno cubano y detener estas acciones represivas”, dijo el presidente ejecutivo de CSW, Mervyn Thomas.