nav
Sábado 18 de Noviembre de 2017

Sakineh Mohammadi-Ashtiani podría salvarse de ser apedreada

Malek Ajdar Sharifi, responsable de Justicia de la provincia de Azerbaiyán Oriental, consideró que “todo es posible”, en relación a una eventual anulación de la pena pronunciada contra la mujer iraní.

  • Policial/Judicial    
  • 4 ene 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

La iraní Sakineh Mohammadi-Ashtiani, podría salvarse de la pena de muerte por lapidación, que es por causa de adulterio. La posibilidad de que la condena anulada, la un alto representante de la justicia iraní, en Teherán, considerando que persisten “ambigüedades”, sobre las pruebas aportadas en este caso., desatacó la AFP.

Malek Ajdar Sharifi, responsable de Justicia de la provincia de Azerbaiyán Oriental, consideró que “todo es posible”, en relación a una eventual anulación de la pena pronunciada contra la mujer iraní.

Según este responsable, citado por la agencia FARS, existen todavía algunas “dudas” y “ambigüedades” en relación a las “pruebas” del caso Sakineh, lo que está retrasando la toma de la decisión final.

La condena hacia Sakineh Mohammadi-Ashtiani, por lapidación provocó una movilización de la comunidad internacional, por lo que las autoridades iraníes decidieron suspenderla hasta revisar el caso.

Estas declaraciones tienen lugar un día después que Sakineh Mohammadi-Ashtiani compareciera el sábado junto a su hijo ante representantes de la prensa internacional en un encuentro organizado por la justicia local en Tabriz (noroeste de Irán), donde la mujer está encarcelada.

La iraní, anunció su intención de demandar a varias personas: su ex abogado Mohammad Mostafaie; Mina Ahadi, que dirige el Comité Internacional Antilapidación con sede en Berlín; su cómplice en el asesinato de su esposo, Issa Taheri; y los dos periodistas alemanes que fueron detenidos en Irán por entrevistar a su hijo.

“Tengo mis motivos para demandarlos. “He venido ante las cámaras por voluntad propia para dirigirme al mundo”, aseguró. “Abandonen mi caso”, agregó la mujer, de 43 años, que habló menos de 10 minutos y a la que los periodistas no pudieron hacer preguntas.

Esta aparición despertó inmediatamente suspicacias en Alemania. Los dos periodistas alemanes fueron arrestados en octubre por entrevistar al hijo y al abogado de la mujer. Irán los acusa de haber entrado en su territorio con un visado de turista y no como periodistas.