nav
Domingo 19 de Noviembre de 2017

Asesinan a un pastor evangélico por rehusarse a entregar sus perros

El pastor, de 41 años, acostumbraba a caminar al atardecer por las cercanías de su residencia.Abogado de profesión y experto en teología, Marroquín predicó desde los 12 años en las barriadas pobres de San Pedro Sula.

  • Policial/Judicial    
  • 23 feb 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Tegucigalpa.-Un destacado pastor evangélico fue muerto a tiros por dos pistoleros que intentaron robarle dos perros de raza que paseaba cerca de su residencia, informó ayer el portavoz de la Secretaría de Seguridad, Leonel Sauceda, AP.

“Los pistoleros jóvenes no se llevaron las mascotas, pero mataron al pastor”, dijo el funcionario sin embargo, los asaltantes huyeron.

“Esto es el colmo y algo inusual que retrata la dramática realidad que vivimos”, dijo Sauceda en relación con el suceso, ocurrido el lunes en la colonia Aurora de San Pedro Sula, a unos 180 kilómetros al norte de Tegucigalpa.

La información la confirmó en rueda de prensa el ministro de Seguridad, Oscar Alvarez. El pastor Carlos Roberto Marroquín, fundador de la Red Latinoamericana de Abogados Cristianos, murió tras forcejear con los sujetos, que trataban de arrebatarle los animales, de raza Schanuzer, que tienen un tiene un volar de 500 dólares.

El pastor, de 41 años, acostumbraba a caminar al atardecer por las cercanías de su residencia.
Abogado de profesión y experto en teología, Marroquín predicó desde los 12 años en las barriadas pobres de San Pedro Sula.

El caso ha conmocionado a la comunidad evangélica de Honduras

Marroquín es el segundo líder espiritual asesinado en lo que va de este año. El Pastor fue llevado a las tres de la tarde hora hondureña a un culto en la Iglesia Ministerios de Jesús donde era el predicador principal posteriormente su vela se realizó en Jardines del Recuerdo.

Raúl Paz, directivo de la Asociación de Pastores en San Pedro Sula, dijo que no condenan la muerte del pastor Roberto Marroquín; “somos gente de paz. Lo dejamos en la mano de Dios y seguiremos como pastores haciendo lo que Dios nos ha llamado”.
Agregó que “Roberto era un gran amigo, un hombre de Dios que partió a su presencia y que dejó un legado y una huella muy grande en muchas personas”.
La violencia que agobia a la población, de 8 millones de hondureños, está vinculado al crimen organizado, el narcotráfico y las pandillas juveniles, según la Secretaría de Seguridad. Un reciente informe del Comisionado de Derechos Humanos, Ramón Custodio, reveló que en los últimos cinco años se han registrado unos 18.500 homicidios en el país. Para Custodio, “la vida no vale nada en Honduras”.

Las lágrimas se conjugaron con alabanzas y con el Salmo 23 “Jehová es mi Pastor”, la Iglesia cristiana de esta ciudad y del país lloró ayer profundamente la partida física de uno de los líderes cristianos, cuyo ministerio iba en ascenso: el pastor Carlos Roberto Marroquín.

El presidente de la Asociación de Pastores de esta ciudad, Raúl Paz, leyó un pronunciamiento en el que destaca la petición a las autoridades de Seguridad para que le den seguimiento al vil asesinato cometido la tarde del lunes, cuando sujetos armados le quitaron la vida a Marroquín frente a su casa en la colonia Aurora.

“Pedimos a las autoridades que le den seguimiento. Perdonamos a los ejecutores de este asesinato y los llamamos a la reflexión. Es tiempo de volvernos a Dios”, dijo Paz.

El pastor del Ministerio Internacional La Cosecha, Misael Argeñal, emitió un mensaje de aliento a todos los que se congregan en la iglesia Ministerios de Jesús.

“La tierra pierde a un gran ciudadano y la Iglesia a un líder, pero el cielo gana un gran hombre para su gloria. Dios estará con ustedes siempre. Nos tienen a nosotros para apoyarlos en esta transición. Roberto seguirá viviendo en los corazones de los hombres en los que trazó vida con propósito. Trabajemos juntos por Honduras. Vamos a promover para el 4 de abril una caminata nacional para defender la vida. Roberto Marroquín es una semilla que ha caído y su muerte no quedará en vano. Es el tiempo de empezar algo nuevo”, dijo Argeñal.