nav
Domingo 04 de Diciembre de 2016

Ejército de Salvación en Australia reconoce que niños fueron violados y enjaulados en sus centros

“El Ejército de Salvación siente un profundo arrepentimiento por cada caso de abuso sexual efectuado a niños bajo nuestros cuidados”, expresa la organización en una declaración en su portal.

  • Policial/Judicial    
  • 30 ene 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

Una comisión de Australia ha revelado que muchos niños que estuvieron a cargo del Ejército de Salvación sufrieron abuso físico y sexual en estos centros durante varias décadas.

Según la información publicada por CNN, muchos estos niños pasaron por violación, palizas, encerrados en jaulas y hasta el extremo de obligar a un niño a comerse su propio vómito.

Las audiencias públicas, se realizaron en Sydney, se está investigando como actuaron las instituciones australianas ante los casos de abuso sexual en niños.

La fase actual se está centrando en la respuesta del Ejército de Salvación al abuso que tuvo lugar en cuatro de sus casas de niños en los estados de Queensland y New South Wales durante los años sesenta y setenta del siglo pasado.

El Ejército de Salvación ha reconocido el abuso que sufrieron los niños en sus centros por lo que ha pedido disculpas. “Esta audiencia traerá a la luz el mayor fracaso en la historia del Ejército de Salvación en Australia”, dijo Kate Eastman, abogada del grupo, el martes -28-, según Seven Network, filial de CNN.

Las cuatro casas en el centro de las audiencias fueron identificadas por la Comisión Real encargada de las respuestas institucionales ante abuso sexual de niños como aquellas donde la mayoría de los reclamos por abuso se realizaron al Ejército de Salvación.

Las casas: Indoroopilly y Riverview en Quennsland, y Bexley y Gill en New South Wales, fueron clausuradas antes de 1980.

El día martes la comisión escuchó versiones acerca de castigos inusualmente brutales o humillantes, incluyendo el caso de una casa en la que dos niños fueron encerrados en jaulas ubicadas en un balcón.

“Otras formas de castigo incluían barrer el patio con un cepillo de dientes, limpiar 50 pares de zapatos, limpiar las jaulas de las palomas y, en una ocasión, obligar a un niño a comer su propio vómito”, expresó Simeon Beckett, asesor de la comisión.

Las acusaciones de abuso sexual generalizado llevadas a cabo por oficiales del Ejército de Salvación y por algunos de los niños bajo su supervisión también fueron descritos.

En la casa Bexley, miembros del público también abusaron de los niños, declaró Beckett, posiblemente con el conocimiento de los miembros del equipo del Ejército de Salvación.

“Estas personas tenían acceso a los dormitorios de los niños durante la noche y entraban a los mismos y agredirían sexualmente a los niños”, dijo él.

El Ejército de Salvación ha efectuado pagos a muchas de las víctimas de los abusos.

“El Ejército de Salvación siente un profundo arrepentimiento por cada caso de abuso sexual efectuado a niños bajo nuestros cuidados”, expresa la organización en una declaración en su portal. “Estamos consternados que tales cosas sucedieran. Reconocemos que fue una falta de gran magnitud”.

Fuente: CNN