nav
Domingo 22 de Octubre de 2017

Senador pide no usar La Biblia en actos del gobierno de Evo Morales

“Esa Biblia debe ser retirada del palacio para entregarla en custodia al Arzobispado hasta que haya (en la casa de Gobierno) alguien que la valore”, dijo el senador Tito Hoz de Vila en una declaración a periodistas el lunes en la ciudad de Cochabamba.

  • Política    
  • 9 dic 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Un senador opositor ha vuelto a atizar la polémica que enfrenta al gobierno del presidente Evo Morales con la jerarquía eclesiástica al proponer que la Biblia sea retirada del palacio presidencial “hasta que haya un nuevo gobierno católico”.

“Esa Biblia debe ser retirada del palacio para entregarla en custodia al Arzobispado hasta que haya (en la casa de Gobierno) alguien que la valore”, dijo el senador Tito Hoz de Vila en una declaración a periodistas el lunes en la ciudad de Cochabamba.

El legislador, que además preside la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado justificó su propuesta ante “tanta irreverencia” del gobierno hacia la iglesia católica.

Como todos sus antecesores, Morales toma juramento a ministro y altos cargos ante una Biblia que ha estado en la casa de gobierno por décadas.

Hoz de Vila pertenece a Poder Democrático y Social (Podemos), el principal partido de oposición, que controla el Senado.

Pero el diputado oficialista Gabriel Herbas calificó la propuesta como “una patraña de la oposición”. “El que haya un impasse con declaraciones del cardenal no implica que estemos peleados con la iglesia católica”, señaló.

La propuesta viene a sumarse a otras divergencias entre el gobierno de Morales y los obispos en un país mayoritariamente católico.

La última tuvo lugar a finales de noviembre cuando el cardenal Julio Terrazas dijo en una reunión en Roma con el Papa Benedicto XVI que el proyecto de constitución que impulsa el mandatario no expresa el sentir de todos los bolivianos.

Recientemente, en un sermón, el cardenal dijo que el “país se va convirtiendo en el espacio donde están dominando los narcotraficantes sin Dios y sin ley”. La alusión molestó al gobierno.

La semana pasada un diputado oficialista propuso gravar impuestos a las misas, bautizos y a todos los oficios religiosos por los que la iglesia recibe dinero.

El proyecto constitucional que será sometido a consulta el 25 de enero otorga a la iglesia católica el mismo trato que a las demás iglesias. La actual constitución reconoce cierta preferencia al catolicismo.