Connect with us

Blogs

¿Qué pasa después de la muerte? Conoce aquí la respuesta

No hay porqué temerle a la muerte; de hecho, nosotros los cristianos podemos esperarla con ansia.

Avatar

Published

on

Querido Roger

¿A dónde vamos después de la muerte?

Atentamente, Betty

Querida Betty,

La muerte está en la mente de todos, desde preescolares hasta adultos mayores. A algunos niños de nueve años se les preguntó qué pensaban de la muerte y esto fue lo que dijeron:

Brittney:  “Cuando mueres, te entierran en el suelo y tu alma se va al cielo, pero tu cuerpo no puede ir al cielo porque ya está demasiado abarrotado”.

Judy:  “Sólo la gente buena va al cielo”.

John: “Tal vez muera algún día, pero espero no morir en mi cumpleaños porque no es divertido celebrar tu cumpleaños si estás muerto”.

Martha:  “Cuando mueres, no tienes que hacer la tarea en el cielo, a menos que tu maestro también esté allí”.

No hay porqué temerle a la muerte; de hecho, nosotros los cristianos podemos esperarla con ansia. En Filipenses 1: 21-23, Pablo declara:  “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger. Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor”.

En 2 Corintios 5: 8, Pablo declara:  “Tenemos confianza, y preferiríamos estar lejos del cuerpo y en casa con el Señor”.

Como cristianos, sabemos que el cielo nos espera después de la muerte. Pero muchos de nosotros nos preguntamos acerca de ese momento. ¿Cómo será? ¿Será aterrador experimentar la salida de nuestra alma del cuerpo?

¿Qué nos dice la Biblia acerca de la muerte?

Charles Spurgeon (el “Príncipe de los Predicadores” del siglo XIX) tuvo una gran perspectiva:  “¡Depende de ello, tu hora de muerte será la mejor hora que hayas conocido! Tu último momento será tu momento más rico, mejor que el día de tu nacimiento, será el día de tu muerte. Será el principio del cielo, la salida del sol que no descenderá más para siempre”.

Hay razones para creer que, en el momento de la muerte, los creyentes serán llevados al cielo por los ángeles:  “Llegó el momento en que el mendigo murió y los ángeles lo llevaron al lado de Abraham…” (Lucas 16:22).

Jesús deja en claro que cada niño tiene al menos un ángel guardián que los cuida: “Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos”, (Mateo 18:10). Nuestros acompañantes al cielo bien pueden ser los ángeles que nos sirvieron mientras estábamos en la tierra.

¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?”, (Hebreos 1:14).

Pero, lo mejor de todo, el mismo Jesús prometió que estaría con nosotros en el momento de nuestra muerte y nos llevaría de inmediato al cielo: “Voy allí para preparar un lugar para ti. Y si voy y preparo un lugar para ti, regresaré y te llevaré conmigo para que tú también puedas estar donde yo esté”, (Juan 14: 3).

Permítanme tejer una serie de versículos que resumen sucintamente lo que sucede después de la muerte:

Al morir, los cuerpos de todos los creyentes e incrédulos van a la tumba. Los espíritus de los creyentes van al cielo, a la presencia de Cristo.

En el momento de la muerte, los espíritus de los incrédulos van al Hades, que es un lugar de espera de tormento mientras esperan su juicio final en el Gran Trono Blanco.

“Llegó el momento en que el mendigo murió y los ángeles lo llevaron al lado de Abraham. El rico también murió y fue sepultado. En el infierno, donde estaba atormentado, miró hacia arriba y vio a Abraham a lo lejos, con Lázaro a su lado”, (Lucas 16: 22-31). (El “lado de Abraham” es identificado por la mayoría como un eufemismo para el cielo.)

El siguiente evento para los cristianos a menudo se llama el “rapto” de la palabra latina que significa “arrebatar”.

El rapto ocurre en la segunda venida de Cristo. En ese momento, los cuerpos de los cristianos que previamente murieron y fueron al cielo serán resucitados de la tumba y unidos con Cristo cuando venga a la tierra.

Tendrán cuerpos espirituales que los capacitarán para vivir en el cielo (1 Tesalonicenses 5:23).

A “velocidad ocular”, los cristianos que están vivos en ese momento instantáneamente se transformarán sus cuerpos en espirituales y se unirán con Cristo.

Los incrédulos, por otro lado, no son raptados en la segunda venida. Sus cuerpos permanecen en sus tumbas y sus espíritus permanecen encarcelados en el Hades (un eufemismo para el infierno) hasta la conclusión del reinado milenario de Cristo en la tierra (1000 años).

A continuación, se produce “El Tribunal de Cristo”.

Los seguidores de Cristo se presentarán ante el “Bema” o “soporte de recompensa” para recibir coronas basadas en un ministerio provechoso durante sus vidas en la tierra (1 Corintios 3: 10-14).

Pondremos estas coronas a los pies de Jesús (Apocalipsis 4: 9-11; 5: 9-14). Solo Él es digno de recibir honor, gloria, riqueza y alabanza.

Finalmente, todos los cristianos se sentarán con Jesús en “La cena de bodas del Cordero”.

Obviamente, este será un momento de gran compañerismo, alegría y victoria.

“Entonces el ángel me dijo: ‘Escribe esto: ¡Bienaventurados los que están invitados a la cena de bodas del Cordero!’” (Apocalipsis 19: 9).

Por el Dr. Roger Barrier, fundador de Preach It, Teach It, es un autor muy conocido y solicitado conferencista.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continue Reading
Advertisement

Más leídas

Recibe Notificaciones de las nuevas noticias.    Ok No thanks