nav
Sábado 23 de Septiembre de 2017

Los evangélicos celebran el jueves en Madrid un funeral en memoria del pastor canario Rubén Santana

La Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España y el Consejo Evangelico de Madrid celebrarán el próximo jueves un servicio funerario en memoria de Rubén Santana Mateo.

  • Iglesia    
  • 3 sep 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

La Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE) y el Consejo Evangelico de Madrid (CEM) celebrarán el próximo jueves un servicio funerario en memoria de Rubén Santana Mateo, pastor de dicha confesión religiosa que aunque fuese natural de Canarias residía y trabajaba como transportista en Canarias.

En su página web, FEREDE lamenta que no vaya a celebrarse ni en Madrid ni en Canarias ningún funeral de Estado de carácter civil ni ningún acto multiconfesional y que los poderes públicos vayan a asistir “a los actos celebrados por la Iglesia Católica española”.

En esta misma línea, los evangélicos revelan que enviaron hace unos días varias cartas al Presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela; al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón; y, en colaboración con el Consejo Evangélico de Canarias, al Obispo de Canarias, Francisco Cases, y el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Jerónimo Saavedra.

En este sentido, los evangélicos recuerdan en sus misivas que entre las 154 víctimas había varias que pertenecían a otras confesiones y en la carta a Rouco se indica que “al menos en lo que respecta a Rubén Santana Mateo y su familia, considerarían una ofensa el que se celebrara un funeral común, o actos, que incluyan un ritual a favor del alma del fallecido que, además de innecesario, choca con los principios más elementales de la fe evangélica que ellos profesan”.

En dicha carta que, según FEREDE, iba firmada también por su viuda, Carmen Hernández, se pedía asimismo a Rouco “el mayor respeto por la voluntad de la familia y allegados de nuestro hermano”, ya que “no desean ser incluidos ni por activa ni por pasiva” entre los destinatarios de dicha Misa, así como que durante las celebraciones “se eviten las generalizaciones” y “se aclare expresamente que había personas de otras confesiones que están celebrando sus propios actos litúrgicos”.