nav
Domingo 24 de Septiembre de 2017

Iglesias de diferentes denominaciones ayudan a inmigrantes

El pastor González reconoció que para muchas iglesias la inmigración sigue siendo un tema que causa divisiones. Pero, dijo, tras el operativo en Postville, “se produjo un cambio dramático en la actitud de las iglesias al ver el daño que la redada causó en las familias hispanas”.

  • Iglesia    
  • 10 mar 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

El efecto negativo que las redadas de Inmigración ha causado en estados del medio oeste ha motivado a numerosas iglesias dejar de lado sus tradicionales divisiones ideológicas para trabajar juntas a favor de los inmigrantes.

Según el pastor Mark González, vicepresidente de asuntos gubernamentales de la Conferencia Nacional de Líderes Cristianos Hispanos (NHCLC, en inglés), la situación creada por las redadas en frigoríficos de seis estados en diciembre del 2006 y en un frigorífico en Iowa en mayo del 2008 han hecho que “muchas iglesias se expresen a favor de los inmigrantes”.

De hecho, dijo González a Efe, la política del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) provocó un cambio de opinión “en muchas iglesias”. “Lo vemos en todo el país. En Seattle, el Concilio de Iglesias formó un comité compuesto de iglesias tradicionales y evangélicas y de sinagogas.

En Texas, la Convención Bautista tiene un claro compromiso para ayudar a los inmigrantes hispanos. A nivel nacional, la Coalición de Inmigración sobrepasa las líneas denominacionales”, indicó. La colaboración a favor de los inmigrantes se extiende a varios estados e incluye también a grandes grupos religiosos.

En Iowa, en enero de este año una religiosa de la Iglesia Espiscopal, Barbara McCaulley, fue nombrada como vicepresidente de misión y ética en un hospital de la Iglesia Católica, el Centro Médico “Mercy”, en Mason City. McCaulley supervisará los programas de asistencia médica para la creciente población de inmigrantes hispanos en el norte de Iowa. También en Iowa, como consecuencia directa de la masiva redada del 12 de mayo del 2008 en Postville, donde casi 400 personas fueron detenidas, el Comité Central de la Iglesia Menonita proveyó de fondos y de personal a la Iglesia Católica Santa Brígida, en Postville, para ayudar a las familias hispanas afectadas por el accionar de los agentes federales.

A partir de enero de este año las dos iglesias coordinan esfuerzos para comprar y distribuir alimentos, traducir documentos y ayudar a los familiares de los detenidos o deportados. Los menonitas donaron 2.000 dólares para los católicos. Parte de esos fondos se usaron para pagar los servicios públicos de aquellas familias inmigrantes que ya no contaban con un sostén familiar. Karin Kaufman Wall, coordinadora del programa de educación de paz y justicia del Comité Central de la Iglesia Menonita, dijo que la cooperación facilita la respuesta de ambas iglesias a la redada. En Nebraska, la organización nacional Catholic Legal Immigration Network Incorporated (CLINIC) presentará próximamente en la Universidad de Nebraska en Omaha un seminario para capacitar a iglesias locales y a organizaciones sin fines de lucro en la manera de adecuada de responder a las consecuencias de las redadas, como, por ejemplo, qué hacer con los niños que quedan solos. El pastor González reconoció que para muchas iglesias la inmigración sigue siendo un tema que causa divisiones. Pero, dijo, tras el operativo en Postville, “se produjo un cambio dramático en la actitud de las iglesias al ver el daño que la redada causó en las familias hispanas”. “El proceso ha sido largo y ha habido etapas de unidad y de desunión. Ahora, sin embargo, prevalece la unidad. Esperamos que esa unidad continúe y se incremente para que la reforma inmigratoria se apruebe lo antes posible”, aseguró.