nav
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

Trump promete reconocer Jerusalén como capital “unificada” de Israel

El domingo (25) el candidato republicano Donald Trump se reunió con el primer ministro israelí, durante aproximadamente una hora en su residencia más famosa, la Trump Tower en Nueva York.

  • Israel    
  • 26 sep 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- Mientras que Barack Obama va a la ONU para hacer amenazas veladas a Israel, defendiendo la independencia de Palestina, Benjamin Netanyahu gana apoyo público del posible sucesor en la Casa Blanca.

El domingo (25) el candidato republicano Donald Trump se reunió con el primer ministro israelí, durante aproximadamente una hora en su residencia más famosa, la Trump Tower en Nueva York. Después de la conversación, anunció que, de ser elegido, reconocerá a Jerusalén como capital “unificada” de Israel.

En un comunicado de prensa, su equipo, dijo: “Trump reconoció que Jerusalén fue la capital eterna del pueblo judío durante más de 3.000 años, y los Estados Unidos, bajo el gobierno Trump finalmente aceptará el mandato del Congreso para reconocer a Jerusalén como la capital unificada del Estado de Israel”.

Antigua lucha

Después de la Guerra de los Seis Días en 1967, Israel recuperó la posesión de la mitad oriental de Jerusalén. Oficialmente anexó como parte de su territorio en 1980, declarando a Jerusalén como su capital.

Sin embargo, los Estados Unidos y la mayoría de los miembros de la ONU no reconocen su condición de capital y esta situación es siempre un tema clave en las conversaciones de paz con los palestinos, que también quieren tenerla como su capital.

El Congreso de Estados Unidos aprobó una ley en 1995 que reconocía a Jerusalén unificada como capital de Israel y pedía que se cambiara la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén. Aun así, ningún presidente estadounidense se adelantó, afirmando que violaría la autoridad del Executivo en política externa

En la misma noche, pero una hora más tarde, Hillary Clinton también habló en privado con Netanyahu en un hotel de Nueva York. En el material divulgado por la prensa, su equipo de campaña se limitó a hablar de los “intereses generales” estratégicos entre los dos países y el apoyo militar prometido por los Estados Unidos a Israel. No hubo mención de Jerusalén.