nav
Sábado 19 de Mayo de 2018

Cónsul de Israel: “Si quiere, Israel puede destruir Gaza, pero no es su objetivo”

Cónsul general de Israel denuncia a Hamás y dice que su pueblo quiere la paz

  • Israel    
  • 17 may 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

ISRAEL.- El cónsul general de Israel en San Pablo, Dori Goren, afirmó que “Israel podría destruir la franja de Gaza en apenas una hora. Pero no lo hace porque ese no es su objetivo “. Al comentar sobre las violentas protestas de palestinos en la franja de Gaza, afirmó que la culpa por las muertes es de Hamás, grupo militar internacionalmente reconocido como terrorista y que gobierna Gaza desde 2006.

De acuerdo a informado ampliamente en la prensa, 50 de los 62 muertos en los últimos días tratando de romper la valla eran miembros de Hamás.

“Culpamos a Hamás, cuyo objetivo era motivar a los palestinos a derribar la cerca (de la frontera), invadir a Israel para matar a los judíos”, aseveró Goren. “Israel jamás permitiría que eso sucediera”.

Para el Cónsul, a pesar de los esfuerzos para evitar muertes, lanzando en avión advertencias sobre las consecuencias, el grupo terrorista expuso la artillería de Israel intencionalmente.

“Hamás actúa de forma cínica. Eso no era una manifestación pacífica. El objetivo de Hamás era conquistar la simpatía de los medios de comunicación del mundo entero hacia las víctimas palestinas”, protesta.

Afirmando ser “lamentable” cada vida perdida en esos embates, el diplomático recuerda que hay imágenes mostrando manifestantes palestinos armados y cargando explosivos. Goren cree que no había otra manera de contener a la multitud de unas 40.000 personas, amenazando invadir a Israel, sino la artillería y el gas lacrimógeno.

“Israel usó medio mortal porque cuando miles de personas tratan de atacar a su población, no hay otra tecnología para disuadirla”, explica. Las críticas de los países árabes, en particular de Turquía, sobre el uso de la fuerza por las Fuerzas de Defensa de Israel, son clasificadas por el Cónsul como una “hipocresía desproporcionada”.

Recuerda que los países árabes históricamente son mucho más violentos contra su propia población que Israel con los palestinos. Señala, por ejemplo, la muerte de miles de opositores al régimen de Hafez al-Assad en Siria por las fuerzas del gobierno en los años 80.

Los turcos, refuerza Goren, diezmaron a cientos de kurdos. “¿Quiénes son los turcos para cuestionar nuestro comportamiento? “No he visto a los árabes apelando al Consejo de Seguridad cuando Hafez al Asad mató a los sirios”, cuestiona, en una mención al pedido para que la ONU hiciera represalias a Israel.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, sobre Israel no cumplió los acuerdos de paz anteriores y se detuvo con las negociaciones, Goren fue categórico: “Israel siempre ha querido hacer concesiones, pero Abbas y Arafat nunca quisieron firmar los acuerdos”, dijo, refiriéndose a Yasser Arafat, líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLA) y de la Autoridad Palestina y su sucesor. “Queremos la paz, pero nuestra tragedia es no tener con quien hablar”, concluyó.

Marcha del Retorno

Desde marzo, todos los viernes, miles de palestinos protestan junto a la cerca que divide los territorios. El nombre dado al movimiento, “Marcha del Retorno”, alude al deseo de ellos de “retomar” las tierras que Israel “ocupó”.

A pesar de la intensa campaña mediática en favor de los palestinos, que asociaron las muertes con la apertura de la embajada de Estados Unidos el día 14, el verdadero motivo era, evidentemente, reforzar la narrativa que intentan imponer desde 1948.

Cada año, musulmanes de todo el mundo, conmemoran el día de la “Nakba”, palabra árabe para “desastre”. Es una forma de lamentar la independencia de Israel y la derrota de los países que intentaron invadir su territorio en la Guerra de la Independencia.

Un día después de anunciar su independencia, los israelíes fueron atacados por seis naciones árabes: Egipto, Siria, Irak, Jordania, Líbano y Arabia Saudita. Ellos pidieron que los cerca de 750 mil palestinos abandonaran sus casas para no morir. Los líderes árabes prometieron que al final de la guerra podrían regresar. Sin embargo, fueron derrotados por el pequeño ejército de Israel.

Desde entonces, los palestinos alegan que son “refugiados”. A diferencia de todos los pueblos del mundo que salieron de sus tierras, ese estado fue pasado a sus hijos y nietos, que nacieron en otras naciones. Siendo así, el contingente de refugiados palestinos llega a 6 millones de personas, distribuidas en los países vecinos y en los territorios palestinos.

[ Fuente: Veja ]