nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Marcha Para Jesús fue en contra de corrupción, drogas y homosexualismo

Miles de personas llenaron las calles. En la marcha participaron también algunos senadores evangélicos, los cuales enfatizaron el mensaje “contra la corrupción” en un país marcado por los escándalos de este tipo en los últimos meses.

  • Eventos    
  • 8 jun 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Miles de personas (340.000 según la Policía) participaron el pasado jueves en la 23ª Marcha por Jesús en Sao Paulo, evento en la que cada año participan evangélicos de diferentes denominaciones.

Esta marcha siempre ha estado marcada por su ambiente festivo, en esta ocasión se escogió el lema “Exaltando al Rey de Reyes”. Sin embargo, la marcha se enfocó en protestar contra la corrupción, las drogas y la prostitución.

El apóstol Valdemiro Santiago oró “por el fin de la corrupción, la miseria y la prostitución”.

Además se pronunciaron oraciones por las autoridades, tanto la presidenta del país Dilma Rousseff como el gobernador Geraldo Alkmin.

“Nuestro evento es esencialmente religioso, pero no dejamos de orar por las autoridades, y para que Dios bendiga nuestro país”, explicó la pastora Mónica.

Miles de personas llenaron las calles. En la marcha participaron también algunos senadores evangélicos, los cuales enfatizaron el mensaje “contra la corrupción” en un país marcado por los escándalos de este tipo en los últimos meses. También se pronunciaron oraciones y discursos contra la drogadicción.

El obispo Geraldo Tenunta, portavoz del evento, explico que el objetivo de la iglesia es “salvar a los jóvenes de las drogas, porque esto está destruyendo las familias”.

“En nuestras iglesias – dijo Tenunta – tenemos grupos de apoyo para ayudar a los jóvenes a salir de las drogas”.

El pastor Esteban Hernández, de la Iglesia Renacer, ha anunciado que las imágenes de la Marcha para Jesús serán llevadas a 170 países. Su deseo es que Brasil no sea visto en el exterior, entre otras cosas, como “el país de las prostitutas”.

Fuente: Protestante Digital