nav
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

Hombre sufre accidente y termina compartiendo el Evangelio

Tom Meyer salió de la iglesia con su familia cuando se vio involucrado en un grave accidente automovilístico. Después de comprobar que todo estaba bien, él evangelizó a 20 que llegaron a atenderlo.

  • Evangelismo    
  • 25 ago 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

MINNESOTA, EE.UU.- Tom Meyer salía de la iglesia cuando se involucró en un grave accidente automovilístico con su familia el pasado domingo (21), en el estado norteamericano de Minnesota. Sin embargo, incluso en el incidente, vio la oportunidad de compartir el Evangelio.

A pesar de que el carro quedó muy dañado, no hubo lesiones graves en ninguna persona afectada por el accidente. “Acabamos de salir la iglesia y regresábamos a casa.

Había terminado de orar para que nuestro Señor, colocase su mano en nuestro camino”, dijo Meyer a Christian Post.

“Dentro de unos 10 segundos el accidente nos había ocurrido. Pero damos gracias por lo sucedido y esperamos ver cómo Dios puede ser glorificado en esto que había permitido”, dijo.

Meyer dijo a Christian Post que después de comprobar que todo estaba bien, pasó a compartir el Evangelio a un equipo 20 socorristas que llegaron a atenderlo, él utilizó el ejemplo del accidente para mostrar la fragilidad de la vida y cómo la fe en Jesús nos conduce a Dios.

“Creo que Dios permitió este ensayo no sólo para aumentar la fe de nuestra familia, sino para traer a la gente al conocimiento del Evangelio, de la salvación de su Hijo precioso”, añadió.

Meyer es conocido en Estados Unidos por su don de recitar la Biblia de memoria. En mayo de 2014, Meyer se unió al estadounidense Jason Nightingale para narrar libros bíblicos durante 24 horas seguidas. El premio de la maratónica fue enviado las víctimas del terremoto en Nepal.

El año pasado, Meyer comenzó a impartir un curso de Memorización de la Biblia en la Facultad Bíblica Shasta, California. En una entrevista con Christian Post, Meyer explicó cómo funcionan sus “tácticas de memoria”.

“Las técnicas consisten básicamente en leer el texto en voz alta mientras visualiza la página, y luego fotografiarla en su mente, y luego escribir varias veces mientras recita el verso, al mismo tiempo”, dijo.