nav
Martes 25 de Julio de 2017

Bruja se entrega a Jesús, después que misioneros insistieron en evangelizarla

Adelina está compartiendo su testimonio, explicando con valentía a la gente lo que Dios ha hecho en su vida.

  • Evangelismo    
  • 6 may 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

MOZAMBIQUE, ÁFRICA.- Brian Harrell y su esposa, Becky perseveraron para llegar a cerca de 300.000 personas de Makhuwa Nahara de origen étnico, en los pueblos que salpican la costa de Mozambique, a lo largo del Océano Índico.

Estos pueblos son tan remotos que la mejor manera de llegar a ellos es por barco. Desde 2004, Harrell ha dirigido su pequeño bote de madera a través de las aguas costeras para llevar el Evangelio a los pueblos pequeños que fueron adoctrinados por comerciantes árabes hacia una fe islámica hace unos 1.

000 años.

En estas tribus, el animismo (visión que predica la existencia de espíritus en todos los seres) que se mezcla con el islam para producir una bebida espiritual tóxica. La mortalidad infantil es alta y la gente recurre a la “protección espiritual” por medio de la brujería.

“Las mujeres tienen miedo por sus hijos”, dijo Becky. “Les hacen rituales de brujería para protegerlos de los malos espíritus durante el embarazo”.

Una bruja en el pueblo que se llama Adelina “ayudó” a sus paisanos con acertijos y hechizos en una cabaña al lado de su casa.

Pero, sorprendentemente, también abrió su casa para un estudio de la Biblia con Harrell y escuchó con atención.

Sin embargo, ella se negaba a entregarse a Jesús y renunciar a la brujería, al escuchar la predicación de los misioneros vinculados a la Convención Bautista del Sur. La resistencia de la bruja molestaba a Brian y a Becky, casi haciendo que se dieran por vencidos.

“[En cualquier momento] simplemente no podían seguir compartiendo el Evangelio allí, al lado de la cabaña de la bruja”, dijo Brian al sitio ‘BP en español’. “¿Cuál era el mensaje que estábamos enviando a la comunidad local?”.

A pesar de la preocupación de los misioneros ella continuó recibiendo a la pareja cristiana y a otras personas interesadas en estudios de la Biblia en su casa durante un año, al oír su predicación, pero sin señales de cambio. Finalmente, un día antes de la oración, Adelina sorprendió a todos. Se levantó y habló.

“Necesito que me ayuden a hacer algo”, dijo. “Yo sé lo que he hecho está mal y quiero deshacerme de toda esta brujería”.

Brian y Becky inicialmente no respondieron porque estaban sorprendidos, después de escuchar la declaración de Adelina. Pero pronto se lanzaron para celebrar su señal de cambio en la vida en la  mujer y alabaron a Dios por esta importante en respuesta a sus oraciones.

El domingo siguiente, un grupo de creyentes se reunieron para orar, cantar a Dios y también para ayudar a Adelina a demoler la cabaña donde realizaba sus rituales de brujería. Quemaron las calabazas y toda la parafernalia que la bruja utilizaba para invocar los espíritus.

“Fue increíble”, dijo Brian. “Fue un día muy ocupado. Era algo que habíamos esperado y orado”.

Poco después, Adelina quedó embarazada de su séptimo hijo. Ya muy acostumbrado a la superstición utilizada por mujeres embarazadas en los pueblos, los vecinos advirtieron que el niño no sobreviviría sin la “protección” de la brujería.

Adelina se mantuvo firme en su nueva fe cristiana, confiando en que su Señor y Salvador Jesús ya estaba protegiendo a ese bebé.

“Todos los vecinos le dijeron que este niño no viviría, porque ella no está haciendo brujería”, dijo Becky. “Hasta la fecha, el bebé está todavía muy saludable. Ahora Adelina está compartiendo su testimonio, explicando con valentía a la gente lo que Dios ha hecho en su vida”.

Brian navega en su barco destartalado a lo largo de la costa sureste de la nación africana, su objetivo es llegar a las poblaciones no alcanzadas por el Evangelio.

“Al igual que Pablo, no quería construir cualquier cosa en el trabajo de otra persona”, dijo. “Recibimos solicitudes de trabajo de todo el mundo. Pero lo que sobresalió para nosotros fue este tramo de costa”.

Cuando empezaron su ministerio, Brian y Becky tenían un niño de tan sólo un año de edad en el momento. Hoy, ya tienen tres hijos más. Que a menudo acompañan a su padre y madre para evangelizar a estos pueblos.

Cuando se anclan los nativos se reúnen para escuchar historias de la Biblia, sentados en un círculo con alfombras fabricados por ellos.