nav
Martes 21 de Noviembre de 2017

Mujer que era vista como “diosa” hindú se rinde a Jesús

Nagamma pasó a ser vista como la “diosa de las serpientes” por su comunidad en la India. Pero todo cambió en su vida después de un sueño con Jesucristo.

  • Evangelismo    
  • 30 jun 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

INDIA.- Nagamma creció en una familia dalit en el sur de la India, dentro del nivel más bajo del sistema de castas en el país. Sin muchas opciones de trabajo, su padre se convirtió en un hechicero y le enseñó el oficio a su hija.

“Cuando era niña, yo alimentaba las serpientes con leche”, recuerda Nagamma, ya que las serpientes son consideradas sagradas en el hinduismo. A los 12 años, la niña fue atacada por una serpiente mientras daba leche al animal.

A pesar de ser llevada de  prisa al hospital, los médicos no pudieron quitar el veneno completamente de su cuerpo.

El estado de salud de Nagamma mejoró dentro de tres días, pero los efectos colaterales inusuales comenzaron a manifestarse. “Empecé a actuar como una serpiente”, recuerda, añadiendo que incluso su piel se tornó en un tono azulado.

Desde entonces, ella pasó a dedicarse en el templo hindú y fue reconocida como la “diosa de las serpientes” por la comunidad. Su fama se extendió y la gente empezó a presentar ofrendas de leche, frutas, flores y dinero a Nagamma.

Años después, Nagamma y su familia fueron visitados por misioneros, oyeron sobre el mensaje del Evangelio y recibieron biblias.

Resistiendo a la palabra de los cristianos, el padre de Nagamma afirmó que su hija era una diosa, y no Jesús.

Un día, Nagamma fue a la casa de una familia para realizar un ritual de magia negra. Ella fue instruida por un espíritu maligno a sacrificar a un bebé que había en la casa, pero ella sintió una intensa batalla espiritual y no logró completar su objetivo.

Sueño con Jesús

Esa noche, ella tuvo un sueño sobrenatural en su cuarto. “Un hombre hermoso y vestido de blanco vino a mí y se sentó a mi lado. Él me mostró sus manos y vi lesiones causadas por clavos”, cuenta.

“Él me dijo: ‘Usted es querida por mí. Yo soy su Dios y Señor. Yo doy paz y vida eterna. Yo soy la puerta, los que vienen a mí serán salvos. El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. He venido para que tengas vida y la tengas con abundancia”, añade.

Comparando las palabras que oyó de los misioneros con lo que fue dicho por el hombre del sueño, Nagamma reconoció que se trataba de Jesús. Emocionada, ella se arrodilló y lo reconoció como Señor.

En los días siguientes, la decisión de Nagamma la alentó a tomar actitudes más audaces. “Rompí todos los ídolos de serpientes hechas para mí en el templo. Mis padres y los que creían en mí no les gustó. Me dijeron que estaba loca. Me ataron a un árbol y me golpearon. Me he enfrentado a muchas otras persecuciones, pero no he perdido mi fe en Jesús”, dijo.

Ella entró en contacto con los misioneros y decidió bautizarse, cambiando su nombre a María, ya que Nagamma significaba “diosa de las serpientes”. Se convirtió en una gran evangelista y su templo fue sustituido por una carpa de oración.

Cinco años después de su conversión, María sigue siendo usada por Dios para presentar el amor de Cristo a los hindúes. Sus padres y hermanos también fueron tocados por la fe y se convirtieron al cristianismo.