nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Piden perdón a Oscar Medina por piratear sus canciones

“Pequé contra ustedes. Un tiempo atrás, tenia muchas alabanzas de las suyas… hice copias de varias de sus canciones”, decía el correo electrónico que llegó a la oficina de Oscar Medina.

  • Música Cristiana    
  • 11 abr 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

“Pequé contra ustedes. Un tiempo atrás, tenia muchas alabanzas de las suyas… hice copias de varias de sus canciones”, decía el correo electrónico que llego a la oficina de Oscar Medina.

“Esta nota, conmovió profundamente mi corazón. Era el mensaje de una persona que me confesaba que por mucho tiempo había estado practicando la piratería y en esta ocasión me escribía arrepentido y pidiendo perdón por sus malas acciones”, nos relata Oscar.

La persona que había estado duplicando sin permiso las canciones de Oscar Medina, aclaró que ya destruyó las copias que le quedaban y esta dispuesto a retribuir el daño. “¿Cómo quieren que les restituya el pago? Podría trabajar para usted gratis, promoviendo su ministerio o hagan lo que quieran conmigo” decía el ex-pirata en su carta.

Un momento difícil durante la primera lectura de este correo le toco pasar a Oscar, considerando el terrible daño que hacen los piratas a los ministerios musicales.

“Fue difícil aceptarlo al leer por primera vez la carta. En toda mi vida yo jamás había experimentado tal cosa. Le escribí y le agradecí su gesto de amor y de humildad. Le dije que le perdonábamos y que no nos debía nada, que con su comportamiento él me mostraba algo que es más importante aun que una restitución monetaria.

Pero que nunca volviera a hacer lo que hizo con nadie más”..

Hasta hace algunos años, la piratería era un mal que aquejaba a los artistas comerciales o seculares.

Lastimosamente, hoy esa mala practica, reconocida como robo, ha traspasado las fronteras de la comunidad cristiana evangélica, afectando directamente en el esfuerzo que hacen los músicos por compartir el mensaje. “Todos los ministerios de cantantes cristianos necesitamos de la bendición financiera que produce la venta de cada una de nuestras grabaciones, para continuar con nuestro esfuerzo evangelístico a través del mundo entero”, agrega Oscar.

La piratería se ejerce desde la mas simple e inocente copia de las canciones para regalar a los amigos, hasta el duplicado en cantidades exorbitantes para ser vendido -a muy bajo costo- en librerías, iglesias y vendedores ambulantes.

“Es tiempo de que el pueblo cristiano levante la voz y se una a favor de los ministerios de los cantantes cristianos para actuar en la lucha contra la piratería y pedir a Dios que desarraigue este terrible pecado que se encuentra en el seno de la iglesia”, puntualizo Oscar Medina.

Oscar reinició sus presentaciones públicas hace unos días, después de un año de haberlas suspendido debido a la intervención quirúrgica que tuvo, estará presente en Washington, Georgia y Arizona. Y en breve, visitará Guatemala.

Edición Patricio Cuevas

Periodico El Inter