nav
Viernes 15 de Diciembre de 2017

Coincidencia entre imágenes de Biblia del siglo X y el Guernica de Picasso

Las figuras que aparecen en el conocido cuadro de Picasso, no ponen en duda el genio del pintor pero sí lleva a pensar que tal vez las miniaturas que adornan los textos mozárabes sirvieron de fuente de inspiración a la hora de realizar el lienzo.

  • Sociedad    
  • 4 abr 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

El asombroso parecido existente entre las figuras que ilustran las páginas de la Biblia mozárabe ‘leonesa’ del siglo X y los animales que aparecen en el conocido cuadro de Picasso, no ponen en duda el genio del pintor pero sí lleva a pensar que tal vez las miniaturas que adornan los textos mozárabes sirvieron de fuente de inspiración a la hora de realizar el lienzo.

Una teoría que avalan cada día las decenas de visitantes que acuden al Museo Diocesano y observan el ‘parecido asombroso’ entre las figuras del códice, de las cuales sólo observan una página, y las del cuadro del genial pintor.

Las asombrosas coincidencias, también apreciadas por este periódico tras observar el resto de páginas del códice, están causando mucha expectación entre los visitantes, quienes comentan tras observar las figuras que ilustran la Biblia que «son como las de Picasso». Otros aseguran que las coincidencias no son nada más que «parecidos» que posiblemente sirvieron a Picasso para llevar a cabo sus dibujos.

Para llegar a estas conclusiones, habría que analizar los contactos que el pintor tuvo con el códice del Archivo Catedralicio en alguna etapa de su vida y así verificar que conocía la existencia de la misma.

La Biblia del Archivo Catedralicio está fechada en el año 920, correspondiendo su autoría a Juan Diácono. La pintura que contiene este códice es «insólita», según los expertos, en una época en la que España estaba viviendo con miedo y cierto rechazo a las imágenes. El documento, compuesto de dos volúmenes, pero del que se conserva solamente uno de ellos, recoge todos los profetas del Antiguo Testamento y del Nuevo con los cuatro evangelistas y al final incorpora la vida de San Froilán, patrono de la diócesis.

Entre lo más específico de la Biblia destaca el carácter de la pintura, ya que las figuras aparecen en los márgenes, en la letra capitular del inicio o a página entera.

En la obra mozárabe se percibe una especie de metamorfosis que funde los elementos vegetales con los animales, y los animales con los humanos, al igual que hizo Picasso.

Diez siglos después Pablo Picasso pintó lo que sería su obra cumbre para exponerla en el pabellón español de la Exposición Internacional de las Artes, que se celebraría en París en 1937.

Tras conocer la noticia del bombardeo alemán que había arrasado por completo la ciudad de Guernica, Picasso plasmó en el cuadro lo que se convertiría en símbolo de protesta universal contra la guerra.

La pregunta ya está lanzada y la respuesta continuará siendo una incógnita. En cualquier caso Picasso, como cualquier genio, bebió de las artes que le precedieron.

El Mundo