nav
Sábado 21 de Octubre de 2017

Crecen las iglesias evangélicas en Suiza

Olivier Favre, dice que “el punto fuerte del movimiento pentecostal, es la idea de que Dios interviene en la vida cotidiana de las personas. Es cierto que las personas que viven en la inseguridad pueden ser más atraídos por esta idea que los que están acomodadas.

  • Sociedad    
  • 9 dic 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

En Suiza, las iglesias evangélicas pentecostales atraen el doble de muchos fieles todos los domingos que las iglesias protestantes tradicionales, según afirmó Swiss Info a Olivier Favre, pastor de una iglesia carismática y sociólogo en religión en la Universidad de Lausana.

Favre, quien ha documentado el aumento de las iglesias evangélicas, no ve ninguna contradicción entre su papel como un observador imparcial y un hombre comprometido en la fe.

Swissinfo.ch: Los movimientos pentecostales han experimentado un rápido crecimiento desde la década de 1970 en América del Sur y África, aprovechando las favorables condiciones económicas y sociales. Pero ¿cómo se explica su éxito en los países ricos como Suiza?

Olivier Favre dice que “el punto fuerte del movimiento pentecostal, es la idea de que Dios interviene en la vida cotidiana de las personas. Es cierto que las personas que viven en la inseguridad pueden ser más atraídos por esta idea que los que están acomodadas.

En nuestra sociedad muy individualizada, donde muchos están solos, la idea de una relación personal con Dios, la creencia de que responde a las oraciones, que puede sanar a los enfermos y milagros ese efecto responde a una necesidad espiritual.

Además, el estilo moderno de la adoración atrae a los jóvenes.

Este desarrollo también debe mucho a la migración y el crecimiento de las llamadas “étnicas”. Estas iglesias funcionan como un punto de entrada para los inmigrantes africanos y sudamericanos. Son lugares que ofrecen un apoyo fundamental, así como el lenguaje y la música de sus países de origen.

Aunque el crecimiento de las iglesias pentecostales está poseyendo un gran auge nos llama la atención sobre un nuevo estilo de predicación que advierte Favre: “El lenguaje evangélico está evolucionando y adaptándose a las necesidades reales. Se pone menos énfasis en el pecado y el arrepentimiento, y más en el crecimiento y desarrollo personal. Y lo hace sobre la base de ciertos textos bíblicos, en la creencia de que es tanto espiritual como una explicación psicológica”.