nav
Domingo 24 de Septiembre de 2017

Recesión no afectó a mega iglesias sino que incrementó sus ingresos

“Fue el momento perfecto de Dios”, dice Gregg Matte, pastor de la Primera Iglesia Bautista. Matte, y otros líderes de la iglesia habían acordado ampliar la campaña si los miembros necesitaban más tiempo, pero terminaron la meta antes de tiempo.

  • Economía    
  • 8 feb 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

La Primera Iglesia Bautista de Houston levantó 25,3 millones dólares durante una campaña de capital de tres años, tiempo en que ocurrió la más pronunciada caída económica en EU, lo que indica que la recesión no afectó sus ingresos sino más bien los incrementó, revela el portal Ultimate Memorial en USA.

“Fue el momento perfecto de Dios”, dice Gregg Matte, pastor de la Primera Iglesia Bautista. Matte, y otros líderes de la iglesia habían acordado ampliar la campaña si los miembros necesitaban más tiempo, pero terminaron la meta antes de tiempo.

Sin embargo, algunas Iglesias, sinagogas y otras organizaciones religiosas no escaparon de la recesión. Un estudio del 2010 encontró que más de la mitad de los líderes de las iglesias dijeron que sus organizaciones pequeñas habían sido duramente afectadas. A nivel nacional, algunos se han declarado en ejecución hipotecaria o bancarrota.

Sin embargo, los investigadores dicen que muchas de las megas iglesias son capaces de reducir al mínimo, el dolor de la recesión, al hablar claro sobre la importancia de dar, junto con las clases para impulsar el financiamiento de sus miembros afiliados.

La Primera Iglesia Bautista de Houston, fue golpeada al principio, ya que algunos miembros se habían retrasado en promesas después de la crisis de stock del mercado en el 2008.

La iglesia, que atrae a más de 5.000 personas cada fin de semana, despidió a 20 funcionarios, los cuales trabajaban en tiempo parcial, a principios del 2009.

Pero las donaciones regulares de unos 17 millones dólares que recibieron hizo que se levantara su presupuesto anual y la exitosa campaña de capital, es la evidencia de que las grandes organizaciones religiosas en general, en realidad le ha ido bien en tiempo de crisis.

“No es tan malo como todo el mundo piensa”, dijo Dave Travis, vicepresidente y director general de la Red de Liderazgo, quien trabaja con mega iglesias.

La mayoría de la investigación, incluyendo la Red de Liderazgo, se ha centrado en las iglesias cristianas, pero otras tradiciones de fe han sentido el impacto.

La Primera Iglesia Bautista, hace un énfasis en la buena administración del dinero por lo que imparte clases basadas en planificación financiera, a través del Dave Ramsey. Matte, dijo que es una manera para que las iglesias modernas sigan siendo relevantes. “Queremos tener ministerios que ayuden y le enseñen a la gente cosas que necesitan en su diario vivir”, expresó Matte.

“Es parte de una vida bíblica, ser un donante. Lo que he encontrado es que las personas que regularmente dan, no les importa cuando se habla de dinero. Las personas que no dan, no les gusta cuando se habla de dinero”, sigue Matte.

David Trickett, miembro Primera Iglesia Bautista dijo que él y otros miembros confiaron en la oración para afrontar el reto de la campaña de capital. “Le pedí a Dios poner un número en mi corazón”, dijo Trickett.