nav
Sábado 03 de Diciembre de 2016

Iglesia advierte a Irlanda que votar a favor del aborto es cooperar con el demonio

“El asesinato directo e intencional de cualquier persona es gravemente inmoral”, declaró a la cadena pública RTE Martin, haciéndose eco de la posición oficial de la Iglesia católica irlandesa.

  • Iglesia/Estado    
  • 11 jul 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

El arzobispo adjunto de Armagh, Eamon Martin, en un último intento de la Iglesia católica por impedir la aprobación del aborto en Irlanda dijo ayer que si los diputados irlandeses votaban a favor de la nueva ley del aborto lo harían “en cooperación con el demonio”.

Sin embargo, el gobierno irlandés aprobó este jueves su nueva y controvertida ley del aborto después de que la Cámara Baja (Dáil) aceptase incluir la amenaza de suicidio de la madre como uno de los motivos para interrumpir el embarazo.

“El asesinato directo e intencional de cualquier persona es gravemente inmoral”, declaró a la cadena pública RTE Martin, haciéndose eco de la posición oficial de la Iglesia católica irlandesa.

Según Martin, votar “intencionadamente para promover el aborto”, que definió como “el asesinato de un niño inocente”, se hace “en cooperación como el demonio” y no “se puede reconciliar con la fe”.

En la actualidad el aborto es ilegal en Irlanda menos cuando la vida de la madre está en riesgo pero está sujeto a la interpretación de los médicos, que normalmente tienden a negarse a interrumpir embarazos por miedo a consecuencias legales o por convicciones religiosas en un país mayoritariamente católico.

La nueva ley, que entrará en vigo antes del próximo 18 de julio, sustituirá a la normativa actual, que permite interrupciones del embarazo en circunstancias muy limitadas siguiendo directrices muy vagas recogidas en la Constitución.

El texto propone ahora que las interrupciones del embarazo en casos no considerados “de urgencia” se practiquen en unidades de ginecología del servicio público de salud, después de que dos médicos certifiquen que existe un “riesgo sustancial y real” para la vida de la madre.

Si se trata de una emergencia, un solo médico podrá decidir si es necesario practicar un aborto para salvar la vida de la embarazada.

No obstante, los médicos irlandeses podrán negarse a practicar un aborto por “objeción de conciencia”, si bien el hospital seguirá estando obligado a ofrecer la interrupción del embarazo en casos pertinentes.

Pero es la inclusión de la amenaza de suicidio como motivo para abortar la cláusula que más preocupa a algunos conservadores, pues creen que abrirá la puerta en Irlanda a lo denominan “abortos a la carta”.

A este respecto, el proyecto de ley propone que un comité de tres expertos, compuesto por dos psiquiatras y un obstétrico, evalúe a través de un historial y entrevistas el estado de salud físico y mental de la madre, quien no será interrogada por los tres a la vez, tal y como querían los laboristas, para evitar dar un aire inquisitorial al proceso.

Si los expertos dan luz verde, será la madre la que decida seguir adelante con una interrupción, pero si ésta es denegada ella será la única que podrá apelar la decisión ante otra instancia médica compuesta por tres especialistas.

Fuente: EFE