Detienen a diez cristianos iraníes cuando se reunían para estudiar las Escrituras

Mohabat Noticias, dice que después de entrar en la casa, los agentes de seguridad comenzaron a buscar en todas las habitaciones y confiscaron unas pocas Biblias, literatura cristiana, y una computadora personal perteneciente al Sr. Mohammadi.

  • Persecuciones    
  • 20 dic 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

Diez miembros de una comunidad de origen iraní que se habían reunido en adoración a Dios y para el estudio de las Escrituras, fueron detenidos por agentes de seguridad que entraron en la casa, apoderándose de todos los miembros de la iglesia.

De acuerdo con los informes Mohabat, una agencia de noticias iraní cristiana, oficiales de seguridad de la ciudad de Varamin – Pakdasht, entraron en la casa de Mohammad Mohammadi, donde estaban reunidos los cristianos y los arrestaron el 17 de noviembre, de este año.

Mohabat Noticias, dice que después de entrar en la casa, los agentes de seguridad comenzaron a buscar en todas las habitaciones y confiscaron unas pocas Biblias, literatura cristiana, y una computadora personal perteneciente al Sr. Mohammadi.

Los oficiales de seguridad trasladaron a los cristianos de habla persa, a la oficina de inteligencia en Pakdasht, donde fueron “severamente interrogados” durante varias horas. Luego fueron transferidos al Ministerio de Justicia local, donde pasarán los próximos días sin toma de decisión.

El servicio de noticias, dice que dos de estos creyentes fueron identificados como Mohammad Mohammadi, de 32 años, y Ali Keshavarz de 27 años de edad, los cuales fueron arrestados y enviados a la prisión de Khorin.

La esposa del Sr. Mohammadi, su hijo de 7 años de edad, y los otros seis cristianos, quienes habían pasado varios días encarcelados, fueron liberados.

Pero Mohammad Ali Mohammadi y Keshavarz, aún siguen presos en Khorin y no se les permite comunicarse con su familia por teléfono. Las familias de los detenidos han sido advertidas de las consecuencias nefastas si intentan fugarse, y a no brindar declaraciones a ninguna de las agencias de noticias internacionales.