nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Radicales islámicos pakistaníes queman fotos del Papa quien defiende a Asia Bibi

Una de las grandes razones por la cual, los islamistas pakistaníes hicieron esto, se debe a que el reiterada ocasiones el Papa se opone a la ley de la blasfemia, la derogación de esta y la liberación de la mujer cristiana Asia Bibi, informa la agencia EuroPress.

  • Persecuciones    
  • 4 feb 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Radicales islámicos de Pakistán, reunidos en la red de ‘Alianza para defender el honor de Profeta’, quemaron imágenes de Benedicto XVI y del ministro paquistaní para las Minorías, el católico Shahbaz Bhatti, según informó Radio Vaticana.

Una de las grandes razones por la cual, los islamistas pakistaníes hicieron esto se debe a que el reiterada ocasiones el Papa se opone a la ley de la blasfemia, la derogación de esta y la liberación de la mujer cristiana Asia Bibi, informa la agencia EuroPress.

Según la asociación ‘All Pakistan Minorities Alliance’ (APMA), que defiende los derechos de las minorías religiosas en la región, dijo que unos 40.000 militantes islámicos fundamentalistas islámicos quemaron las fotos del Papa durante una manifestación convocada en la ciudad de Lahore, donde manifestaron oponerse a la modificación de la ley sobre la blasfemia y a la liberación de la cristiana condenada a muerte Asia Bibi.

El ministro Bhatti fue el principal defensor de Asia Bibi, acusada de blasfemia por “insultar al Profeta” según la ley vigente en el país. La cristiana espera desde hace meses el juicio por el que se le condena a muerte, aunque las presiones de la comunidad internacional y los llamamientos de Benedicto XVI han conseguido parar el proceso por ahora.

Monseñor Lawrence Saldanha, Arzobispo de Lahore y Presidente de la Conferencia Episcopal de Pakistán, ha subrayado que “los radicales islámicos han atacado al Papa” y le han acusado de “interferir en la vida del país”. Según ha explicado Saldanha, este nuevo episodio de violencia “hiere los sentimientos de la comunidad cristiana” por lo que ha pedido que “se respeten los símbolos sagrados independientemente de la religión a la que pertenezcan”.