Amenazan quemar evangélicos si estos no se retractan de sus creencias en Oaxaca

El pastor evangélico, Leopoldo Alonso Silva, de la Iglesia Cristiana Independiente Pentecostés Getsemaní, ubicada en el Municipio San Juan Ozolotepec en Oaxaca, denunció que la comunidad y el Presidente Municipal Pedro Cruz González, han amenazado con quemar a los integrantes …

  • Persecuciones    
  • 1 may 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

El pastor evangélico, Leopoldo Alonso Silva, de la Iglesia Cristiana Independiente Pentecostés Getsemaní, ubicada en el Municipio San Juan Ozolotepec en Oaxaca, denunció que la comunidad y el Presidente Municipal Pedro Cruz González, han amenazado con quemar a los integrantes de la Iglesia evangélica o aventarlos a una barranca si no se retractan de sus creencias.

En entrevista telefónica, Silva, afirmó al diario mexicano La Reforma que la intolerancia religiosa en la comunidad indígena y las amenazas son encabezadas por Pedro Cruz González y Salvador Rivera Cruz, presidente y secretario municipales, respectivamente.

El llamado de auxilio por la actitud de intolerancia religiosa que se vive en varias comunidades de Oaxaca se incrementó en esta población porque son las autoridades municipales las que ordenan que se les cierren los servicios, dijo el pastor.

Lo sorprendente es que tanto que el gobierno estatal a través de los Asuntos Religiosos de la Secretaría General de Gobierno les ha dicho que mejor paguen los 7 mil pesos de multa para ya no seguir teniendo conflictos con las autoridades.

Los cristianos evangélicos de la población de San Juan Ozolotepec, municipio de Miahuatlán, enfrentan persecución religiosa por parte del alcalde Cruz quien ya los amenazó de que los van a quemar “o a echar en un camión de redilas para tirarlos en la barranca”.

Recuerdan que desde el año 2011 cuando falleció Epifanio Reyes Ramírez, la autoridad municipal prohibió que se enterrara en el panteón municipal. Lo mismo sucedió en el mes de marzo de 2011 cuando falleció Elena Villavicencio Cruz.

El actual municipio mantiene esta misma postura y argumenta que, “por acuerdo del cabildo, se tiene que negar la sepultura a toda persona que profesa una religión distinta a la católica”.

El grupo de evangélicos de la Iglesia Pentecostés “Getsemaní”, está compuesto también por 18 menores de edad, uno de los cuales ya fue expulsado de la escuela secundaria porque sus compañeros lo han agredido por ser evangélico.

Se pudo establecer que los cristianos no tienen derechos en la comunidad, ni acceso a programas sociales. Les impiden trabajar sus tierras, incluso, la autoridad municipal está planeando la expulsión de todos los evangélicos con el argumento de que al no dar tequios deben ser expulsados conforme al estatuto comunal y están haciendo los trámites necesarios para sacarlos del padrón de comuneros.

También la autoridad les ha prohibido la construcción de un templo por eso los evangélicos temen que en cualquier momento, se desaten hechos de sangre y situaciones violentas por el hostigamiento y la violación a sus garantías como la libertad de creencia y de culto religioso.
El pastor Silva ha manifestado: “Tenemos miedo hermano, porque ya han pasado cosas desagradables y ahora nos quieren hasta quemar. Mismo testimonio que fue enseñado a las autoridades del gobierno estatal, sin embargo el director de asuntos religiosos del gobierno de Oaxaca, Francisco Zavaleta Rojas, ha dicho que es mejor que paguen la multa de 7 mil pesos que les están imponiendo por no ser católicos, para quitarse de problemas, mientras que el director de asuntos religiosos de Gobernación, Arturo Manuel Díaz León, continúa mencionando que en México “no hay intolerancia religiosa”.

Fuente: La Reforma