Libertad de religión está siendo atacada en Cuba, Centroamérica y México

Anna Lee Stangl, de la Oficina para las Américas de la ONG británica Christian Solidarity declaró al panel sobre los problemas de las organizaciones religiosas en Cuba, las cuales son supervisadas por la Oficina de Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista Cubano.

  • Persecuciones    
  • 18 sep 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

EEUU.- Legisladores estadounidenses examinaron ayer jueves los retos a la libertad de religión en las Américas y determinaron que aunque el Hemisferio Occidental ha disfrutado de una considerable libertad para practicar la religión en comparación con otras regiones del mundo, hay “peligrosas tendencias” que se deben vigilar.

Testigos en la audiencia llamaron la atención hacia la situación de las organizaciones religiosas y sus seguidores especialmente en Cuba, Centroamérica y México.

“Mientras líderes como Maduro, Castro y Correa continúan socavando los principios democráticos, debemos hacer nuestra parte para asegurar que nuestras comunidades religiosas puedan vivir libres de persecución”, dijo el legislador demócrata por Nueva Jersey, Albio Sires en una audiencia de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes.

Anna Lee Stangl, de la Oficina para las Américas de la ONG británica Christian Solidarity declaró al panel sobre los problemas de las organizaciones religiosas en Cuba, las cuales son supervisadas por la Oficina de Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista Cubano.

Las organizaciones religiosas necesitan permisos para todas sus actividades, “desde el derecho a poseer un vehículo a algo tan simple como ampliar un baño o reparar un techo”, dijo la representante de la ONG británica Christian Solidarity, quien afirmó que la Oficina de Asuntos Religiosos cubana usa su autoridad “para manipular a grupos religiosos”.

En Centroamérica y México, el crimen organizado es el que afecta la práctica de la religión, de acuerdo al testimonio de Dennis Petri, coordinador de investigación para Latinoamérica y director asociado de investigaciones mundiales en la organización Open Doors International.

“La característica principal del crimen organizado es la creación de un clima de impunidad, anarquía y corrupción en donde los cristianos activamente practicantes son vulnerables porque su comportamiento, que está basado en la Biblia, es contrario a la avaricia de las mafias”.