Evangélicos rusos dicen que seguirán evangelizando a pesar de prohibición

El presidente Putin firmó la ley que prohíbe la evangelización fuera de los templos.

  • Persecuciones    
  • 4 ago 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

RUSIA. – Los evangélicos de Rusia dijeron que están decididos a seguir evangelizando y cumplir la Gran Comisión, incluso con las nuevas leyes que sancionan esta actividad que fue aprobada por el presidente Vladimir Putin. La ley prohíbe que las iglesias sigan evangelizando fuera de sus templos.

El Centro Eslavo para la Ley y la Justicia, una organización que lucha por los derechos humanos, dijo que van a encontrar nuevas maneras de hacer el trabajo misionero.

  Miles de iglesias en toda Rusia hicieron una campaña de oración y ayuno en julio, pidiendo a Dios y en contra de la ley firmada por Putin.

La justificación del gobierno es que el objetivo es restringir la propaganda religiosa y esto vendría a la propagación del terrorismo y el extremismo, porque se aplica a todas las religiones, incluyendo el islam.

La ley prohíbe todas las actividades evangelísticas fuera del espacio de culto. Así que los cristianos no pueden compartir su fe con otros libremente incluso en Internet. Quienes desobedecen tendrán que pagar multas que pueden llegar hasta más de 700 dólares.

Si una organización lo hace, el pago será de hasta 14 mil dólares. En caso de ser extranjero este será deportado.

El Centro Eslavo y otras organizaciones similares están analizando las implicaciones de la ley rusa sobre la violación de libertad de conciencia, así como las formas en cómo los misioneros pueden seguir trabajando en el país de manera legal.

Su portavoz Vladimir Ryakhovsky, instó a los cristianos a no “sucumbir al pánico cuando [el gobierno] les amenace con todo tipo de historias de terror” para que no sigan evangelizando.

Líderes misioneros se manifiestan

Hannu Haukka, presidente del Ministerio de la Gran Comisión denunció que la nueva legislación es el movimiento más restrictivo a la libertad religiosa en la “historia post-soviética”.

“Esta nueva situación se asemeja a la Unión Soviética en 1929, cuando se hablaba de fe era algo que sólo se permitía dentro de la iglesia”, explica Haukka. “En términos prácticos, estamos de vuelta en la misma situación”.

El pastor Sergey Rakhuba, presidente de la Misión de Eurasia, dice que esto causó preocupación en las siete denominaciones autorizadas para operar en el país. Los evangélicos rusos son menos del uno por ciento de la población. “A nosotros no nos impedirán adorar y compartir nuestra fe. La Gran Comisión no sólo se aplica a los tiempos cuando hay libertad”, ha asegurado.

El presidente de la Comisión Internacional de Libertad Religiosa, Thomas J. Reese también criticó la ley, advirtiendo que “hará que sea más fácil para las autoridades rusas reprimir a las comunidades religiosas, sofocándolas y deteniendo a la gente”. Para él, se violan “los derechos humanos y las normas internacionales de libertad religiosa”.