nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Investigan profanación de tumbas judías y musulmanas en Francia

Los sectores antisemitas europeos se han identificado con grupos neonazis conocidos como los “cabeza-rapadas” señalados de cometer crímenes y profanación de tumbas judías, como la máxima representación del racismo e intolerancia xenófoba.

  • Policial/Judicial    
  • 30 mar 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

La Policía francesa detuvo a dieciséis jóvenes “cabezas rapadas” de orientación neonazi en diferentes localidades del departamento del Bajo Rin, en el noreste de Francia, por la presunta profanación de tumbas judías y musulmanas. Las investigaciones se refieren a profanaciones ocurridas en tres cementerios cercanos a Estrasburgo, en el año 2010.

El 27 de enero del año pasado, coincidiendo con un homenaje a las víctimas de los campos de concentración nazis, treinta sepulcros judíos fueron profanados en el cementerio judío de Cronenbourg, informa la agencia, EFE.

Posteriormente, a finales del mes de junio de 2010, diecisiete estelas musulmanas del cementerio norte de Estrasburgo fueron igualmente profanadas. En septiembre de ese mismo año 2010, el cementerio judío de Wolfisheim también fue el escenario de la profanación de veintisiete tumbas y el de Strasbourg-Meinau de otras treinta tumbas musulmanas.

Las detenciones coinciden con el comienzo del juicio en el Tribunal de menores de Marne, en el norte del país, contra cuatro jóvenes de entre 21 y 28 años que presuntamente torturaron y asesinaron en 2007 a Alexis Frumin, de 21 años, porque “tenía la cara morena y parecía afeminado”, según la Fiscalía.

Los acusados, que se reivindicaron como neonazis durante su detención y se enfrentan a una pena máxima de cadena perpetua, son sospechosos de haber atado a la víctima a una silla y haberle quemado los genitales con la ayuda de un frasco de desodorante mientras entonaban cánticos nazis.

Después le condujeron a un parque, le estrangularon con un cinturón y echaron su cadáver al río, donde su cuerpo fue encontrado una semana después. Ahora los cuatro acusados deben responder ante la Justicia por homicidio voluntario con premeditación precedido de actos de tortura y barbarie.

El veredicto contra los neonazi “cabeza-rapadas” se espera para el próximo seis de abril.