nav
Domingo 24 de Septiembre de 2017

Pastor evangélico es encarcelado por abusar de una niña de 9 años

Un pastor evangélico fue enviado a prisión por haber abusado de una niña de 9 años aprovechando que la madre de esta, feligresa, recibía junto con otras familias la ayuda “piadosa” que le brindaba la organización cristiana.

  • Policial/Judicial    
  • 11 abr 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Paysandú-. Un pastor evangélico fue enviado a prisión por haber abusado de una niña de 9 años aprovechando que la madre de esta, feligresa, recibía junto con otras familias la ayuda “piadosa” que le brindaba la organización cristiana.

Este hecho ha conmocionado a la población de Paysandú por los actos obscenos del religioso. Según informaron fuentes policiales al diario La República de Uruguay, las actividades del religioso se concentran principalmente en dar alimento a los pobres y hacer conocer la palabra de Dios en zonas marginadas, donde radican muchas personas dedicadas a la fabricación de ladrillos o a la albañilería, y donde la mayoría de las calles son de tierra, están encharcadas y expiden olores nauseabundos.

Para tratar de contrarrestar la desintegración familiar y las adicciones, el pastor, en base a engaños, visitó varias veces a la madre de la pequeña abusada para que esta aceptara el reto de entregarse a la misericordia de Dios.

Por eso decidió proponer llevar a su hija de 9 años adonde ­le dijo­ “podían cuidarla, darle comida”. Accedió, pero sin embargo, con el paso de los días notó cambios de comportamiento en su hija.

La madre se alarmó al encontrar vellos púbicos en la ropa interior de la niña, así que en una conversación con ella logró que le contara los abusos de que era objeto por parte del falso pastor. La menor señaló, sin dudas, al pastor como autor de los ataques sexuales.

El sujeto aterrorizaba a la menor diciéndole que si le contaba a su mamá acerca de los ataques, esta ya no la iba a querer ni le iba a dar afecto. Incluso la niña le dijo a su mamá que el pastor le puso ropa blanca, una corona y un velo como si fuera una novia, antes de uno de los supuestos abusos.

El 4 de abril la señora presentó la denuncia de los hechos ante la Justicia y logró que las averiguaciones para confirmarla se llevaran a cabo rápidamente. Se realizó un interrogatorio y la menor se intimidó frente al agresor: guardó silencio y se retrajo en una esquina, presa de temor y nerviosismo.

Con los escasos datos obtenidos, los policías lograron avanzar en las averiguaciones, logrando confirmar que estando en su templo, el pastor primero le dio instrucción religiosa a la niña y después la llevó engañada a su oficina, donde tenía para ella “una ofrenda de golosinas”, tras lo cual acarició su rostro y vientre, lo que se repitió en otras oportunidades. Lo que no pudo confirmar el examen forense fue si la niña fue violada.