Connect with us

Blogs

6 mentiras que Satanás trata de decirle a todo cristiano

Quiere que creamos que está bien permanecer en un lugar de sufrimiento para siempre, que está bien creer que no hay nada que se pueda hacer.

Avatar

Published

on

NOTICIACRISTIANA.COM.- Fatiga. Ansiedad. Estrés. Tentación. Temor. Desesperación. Mentiras. Venganza. ¿Suena familiar? Son los esquemas favoritos del diablo para distorsionar nuestra visión de la realidad.

Quiere que creamos que está bien permanecer en un lugar de sufrimiento para siempre, que está bien creer que no hay nada que se pueda hacer, y que debemos vivir en la derrota.

Quizás ninguna otra tentación te sea tan fácil de abrazar como una simple mentira, pero aceptarla es incluso uno de los engaños más inocuos del enemigo.

¡La verdad es que Cristo nos ha hecho vencedores! Descubra cómo vencer las mentiras de Satanás con la armadura espiritual que Dios nos da en Efesios 6).

 El padre de las mentiras

El enemigo quiere que le creas sus mentiras. Pero ten en cuenta quién es realmente el enemigo. En solo tres versos simples, las Escrituras nos dan una imagen precisa de su carácter, de sus tácticas y de su objetivo.

Su historia nos dice que es un asesino y que solo tiene un deseo. En Juan 8:44, Jesús le dice a sus seguidores: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer…”.

Su estrategia nos dice cómo pretende engañarnos. Jesús pinta un cuadro de este plan mientras continúa en Juan 8:44: “[El diablo] ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira”.

La verdad en las Escrituras

El poder del enemigo nos revela su objetivo cuando tratamos de mantener nuestros ojos en Jesús.

Pedro lo explicó esto vívidamente a la Iglesia en 1 Pedro 5: 8: ” Vuestro adversario, el diablo, anda como un león rugiente, buscando a quién devorar”.

Si sabemos quién es el enemigo, las razones por las que es nuestro enemigo y cómo pretende derrotarnos, ¿por qué tantos de nosotros seguimos eligiendo creer en su versión distorsionada de la realidad? ¿Por qué aceptaríamos sus mentiras sobre el estrés, la ansiedad, la desesperación y todas las otras luchas que tenemos, haciéndonos pensar que no se pueden superar?

¿No nos parece mucho mejor creer en la verdad que se encuentra en las Escrituras? La verdad que nos dice el enemigo, no tiene una verdadera base en la que apoyarse, porque ya ha sido derrotado, nuestras luchas ya se han resuelto y tenemos las herramientas para ser vencedores.

La verdad detrás de las mentiras

Como mencioné anteriormente, a veces las luchas en sí son manejables. Podemos manejar nuestra fatiga descansando un poco más. Podemos manejar nuestro estrés al descomprimirnos los fines de semana.

Pero a veces las luchas son mucho más profundas y se ven reforzadas por la mentira de la justificación.

Tenemos miedo de que esta relación se rompa, estresada por la gran cantidad de trabajo que tenemos que hacer, o ansiosa por las cosas que aún no han encajado.

La mentira es la siguiente: estamos justificados para permanecer temerosos, estresados, ansiosos. Nada podría estar más lejos de la realidad.

Dios no quiere que sus hijos se queden estancados. La verdad que encontramos en las Escrituras nos dice que nunca debemos creer las mentiras que el enemigo nos dice, y debemos estar protegidos contra él.

Dios tiene mejores cosas que nos tiene reservadas, y nuestra parte en el asunto es confiar en Él y su verdad, creer en sus promesas y confiar en su amor.

Considere este versículo de 2 de Corintios: “Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios”, 2 Corintios 4: 2.

Resistiendo las mentiras

Justificar la mentira y creer que es la forma más fácil de ayudarnos a superar nuestras dificultades es vivir con vergüenza y caminar en astucia.

No es lo que Dios quiere para nosotros. Sabemos que Dios quiere que vivamos en la verdad, que mantengamos la verdad cerca, que nos apoyemos en ella. Pero aparte de la verdad que podemos encontrar en las Escrituras, ¿qué otra verdad hay?

Bueno, se nos dice varias veces a lo largo de las Escrituras del Dios de la verdad. Se puede confiar en él por esta razón. David escribió en el Salmo 31: 5: “En tu mano encomiendo mi espíritu; Tú me has redimido, oh Señor Dios de la verdad”.

Considere las palabras de Isaías sobre el Dios de verdad: “El que se bendijere en la tierra, en el Dios de verdad se bendecirá; y el que jurare en la tierra, por el Dios de verdad jurará; porque las angustias primeras serán olvidadas, y serán cubiertas de mis ojos”, 65:16.

Cristo como la fuente

También se nos dice que Dios mismo es verdad y vida. “Y el Verbo [Jesús] se hizo carne y habitó entre nosotros, y vimos Su gloria, la gloria del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad”, Juan 1:14.

Vemos más afirmaciones cuando Jesús nos recuerda que Él es “el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre, sino por mí”, Juan 14: 6. Cristo es nuestra fuente de verdad. Estamos seguros del deseo de Cristo para que vivamos en la verdad y nuestra capacidad para vivir en la verdad.

Efesios 6:14 nos ordena: “Por tanto, quédate ceñido de verdad”. Un par de capítulos antes de esto, Pablo escribió que “la verdad está en Jesús” (4:21).

La verdad sobre la que estamos destinados a apoyarnos: la verdad de quién es Dios, lo que Jesús hizo por nosotros y las vidas que Él quiere que tengamos, está destinada a penetrar en lo que somos y todo lo que hacemos, incluidas las decisiones que tomamos con respecto a las mentiras del enemigo que podemos creerlas o rechazarlas.

El estímulo de la verdad

Si conocemos la verdad y su capacidad para fortalecernos, ¿cómo podemos plantar la verdad en nuestros corazones para que estemos preparados cuando las mentiras estén dirigidas hacia nosotros?

Cuando nos desanimamos en las relaciones, nos estresamos por el trabajo o anhelamos la venganza, debemos permanecer en la verdad de la soberanía de Dios, ya que nos permitirá vencer.

Resiste las mentiras del enemigo Manténgase en la verdad de quién es Dios: Él es verdad, Él es gracia, Él es fortaleza, Él es misericordia. Él es el que ya ha vencido, y por extensión también tenemos las herramientas y la capacidad para vencer.

La fatiga, la ansiedad, estrés, tentación, miedo, desesperación, mentiras y venganza, pueden superarse cuando vivimos en la verdad.

El Dr. David Jeremiah es uno de los maestros de la Biblia más confiables de los Estados Unidos. Durante más de 36 años, ha ayudado a millones de personas a profundizar su comprensión de la Biblia.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continue Reading
Advertisement

Más leídas

Recibe Notificaciones de las nuevas noticias.    Ok No thanks