Connect with us

Blogs

10 pecados que Jesús condena y que todo cristiano necesita saber

Aquí hay 10 pecados de los que Jesús habló con más fervor en los evangelios.

Avatar

Published

on

NOTICIACRISTIANA.COM. – A lo largo de la vida y el ministerio de Jesús, él llamó la atención de los oyentes sobre los diversos pecados al enseñar acerca de la voluntad de su Padre y guio a los creyentes en lo que realmente significa amar a Dios y caminar con él.

Pero durante su ministerio, ¿Jesús condenó algunos pecados más que otros?

Como hijos de Dios, debemos prestar atención, no solo a las palabras de Jesús, sino a lo que revela acerca de su corazón por nosotros. Dondequiera que Él condene el pecado, también señala el camino hacia algo mucho más grande de lo que el pecado nos promete.

Por eso es tan importante escuchar con atención y responder a lo que Jesús enfatizó en sus enseñanzas.

Aquí hay 10 pecados de los que Jesús habló con más fervor en los evangelios:

1-Egoísmo

Jesús ministró con una actitud de humildad. Se le cita diciendo: ” el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos”,  Mateo 20:28, Marcos 10:45. J

Jesús advirtió a sus discípulos contra el uso de su estatus para dominar a otros. Más bien, debían ser sirvientes de todos, Mateo 20: 25-28.

La historia del hombre rico y Lázaro muestra la severidad del castigo por el egoísmo, Lucas 16: 19-31.

Cuando permitimos que nuestras propias necesidades nos impidan satisfacer las necesidades de los demás, endurecemos nuestros corazones a una de las misiones principales de Cristo.

2.-Orgullo

Jesús a menudo advirtió a los que luchaban con el orgullo de sus consecuencias inminentes. En Lucas 20: 45-47, Jesús advirtió a sus oyentes que tuvieran cuidado con los maestros de la ley que se enorgullecían de su religiosidad, pero no mostraban hospitalidad a los necesitados.

La parábola del fariseo y el recaudador de impuestos ilustra cómo Dios ve el orgullo espiritual, Lucas 18: 9-14.

Cuando el fariseo oró, en su orgullo le agradeció a Dios que no era como otras personas, a quienes consideraba menos espirituales. Al mismo tiempo, el recaudador de impuestos se inclinó humildemente desde lejos y lamentó su condición de pecador.

Jesús declaró que era el recaudador de impuestos quien sería justificado ante Dios por su humildad.

“… Porque todos los que se exaltan serán humillados, y los que se humillen serán exaltados”, Lucas 18: 9-14.

3.-Incredulidad

Jesús a menudo se maravilló y convenció a sus discípulos, así como a los espectadores, por su falta de fe.

En su ciudad natal, Él no pudo realizar milagros debido a la incredulidad de la gente. Los fariseos y los saduceos probaron a Jesús pidiéndole a Él una señal del cielo de que Él era el Cristo, Mateo 16: 1-4.

En respuesta a su incredulidad, Jesús los llamó una generación perversa y adúltera y les dijo que no se daría ninguna señal a excepción de la señal de Jonás.

Cuando pensamos en cómo el Hijo de Dios no pudo realizar milagros debido a la falta de fe de las personas en su ciudad natal, debemos preguntarnos cuánto extrañamos al Espíritu Santo que obra a través de nuestras propias vidas simplemente porque dudamos de su capacidad.

4.-Hipocresía

Muchos incrédulos o ex evangélicos de hoy dicen que la razón por la que se oponen a la religión organizada es porque hay demasiada hipocresía.

La buena noticia es que Jesús también se opuso a la hipocresía. Los evangelios están llenos de Jesús desafiando a los fariseos en su hipocresía.

Jesús, pronunció “7 Ayes” sobre los maestros de la ley y los fariseos. En cada uno de sus pronunciamientos, los llamó hipócritas. Jesús condenó a estos funcionarios religiosos porque decían ser líderes, pero sus corazones y acciones no reflejaban su apariencia externa.

El resultado de sus esfuerzos fue la inutilidad, la destrucción espiritual y el derramamiento de sangre. Otras palabras que Jesús usa para describir a los hipócritas son guías ciegos, necios ciegos y víboras (Mateo 22: 13-39).

5.-Codicia

Jesús enseñó sobre el dinero y las posesiones más que cualquier otro tema, lo que nos revela la mentalidad de su reino.

Jesús declaró que nadie puede servir a dos amos. U odiarás a uno y amarás al otro o amarás a uno u odiarás al otro.

Por lo tanto, es imposible servir a Dios y al dinero, Mateo 6:24.

Si estamos atados a las cosas de este mundo, nuestros corazones nunca pertenecerán a las cosas de Dios. Es por eso que Jesús les ordena a sus seguidores que busquen primero el reino de Dios y su justicia (Mateo 6:33).

Afirmó firmemente que es imposible que un hombre rico herede el reino de Dios, no porque Jesús condenó la riqueza, sino porque sabe lo difícil que es para alguien dejar la codicia.

Cuando dejamos de lado nuestra codicia, podemos dar lo que tenemos con alegría. Jesús honra esta virtud a través de la pobre viuda que dio todo lo que ella tenía como ofrenda (Marcos 12: 41-44). Ella dio de su pobreza en lugar de su riqueza.

6.-Falta de perdón

Jesús enfatizó las consecuencias de los efectos duraderos de la falta de perdón. En Mateo 6: 14-15, Jesús les dijo a sus discípulos que quien perdone a su hermano será perdonado, pero quien no perdona no será perdonado.

Jesús también contó una parábola del siervo que no perdonaba a sus discípulos para enfatizar la importancia de mostrar el perdón a los demás como un reflejo del perdón que Dios nos mostró (Mateo 18: 21-35).

Jesús es el último ejemplo de Aquel que perdona. Aunque no merecía la muerte, perdonó a sus enemigos incluso en la cruz (Lucas 23:34).

7.-Odio

Uno de los mayores mandamientos que Jesús dio a sus discípulos fue amarse unos a otros. Es por nuestro amor que el mundo sabrá que somos verdaderamente discípulos de Cristo (Juan 13: 34-35).

Del mismo modo, Jesús condenó nuestro odio y enojo unos con otros. Lo comparó con el asesinato físico del individuo (Mateo 5: 21-26).

El ministerio de Jesús fue de reconciliación. Cuando odiamos a alguien, creamos una barrera para el propósito mismo de su ministerio.

8.-Desobediencia

Si bien la desobediencia puede parecer una trampa para todos los pecados, Jesús enfatizó la importancia de obedecer sus enseñanzas (Lucas 11:28; Juan 14:15).

La parábola de dos hijos ilustra la importancia que Jesús le dio al obedecer su palabra (Mateo 21: 28-32).

En esta parábola, un padre tuvo dos hijos. Un hijo le dijo a su padre que él trabajaría la viña y no siguió adelante. El segundo hijo declaró que no trabajaría, pero cambió de opinión y se fue.

El punto de Jesús de la parábola era que el que recibe el reino de Dios es el que se arrepiente y cree.

Cuando desobedecemos la Palabra del Señor, necesitamos verificar nuestros corazones por deslealtad y falta de amor.

9.-Juzgar a otros

A lo largo de los evangelios, Jesús atendió a muchos “pecadores” y recibió críticas de sus discípulos y de los líderes judíos. Por ejemplo, Jesús llama a Levi, un recaudador de impuestos, a ser un discípulo. El nuevo seguidor celebró un gran banquete en el que se reunieron notables violadores de la ley. Cuando los fariseos y los maestros de la ley preguntaron a los discípulos de Jesús sobre su comportamiento, Jesús les dijo que no era el saludable quien necesitaba un médico, sino el enfermo (Lucas 5: 27-31).

Jesús es claro en su prohibición de juzgar a otros (Mateo 7: 1-6; Lucas 37-38). A menudo las personas se ven tentadas a determinar por sí mismas la culpa de otro y anunciar un destino sobre ellas. Sin embargo, ese rol es solo para Dios (Santiago 4:12). Los creyentes son llamados a mostrar misericordia unos con otros en lugar de juicio.

10.-Impureza

En el judaísmo del primer siglo, la pureza ritual y ceremonial era extremadamente importante. Sin embargo, Jesús enseñó sobre la importancia de la pureza moral.

Cuando se enfrentaron a la falta de lavado ceremonial de los discípulos, Jesús declaró que no es lo que alguien pone dentro de su boca lo que los contamina, sino lo que sale de su boca (Mat. 15: 1-20; Marcos 7: 1- 23).

Él advirtió contra los pecados del corazón, que incluyen: inmoralidad sexual, robo, asesinato, adulterio, avaricia, malicia, engaño, lascivia, envidia, calumnia, arrogancia…

Por lo tanto, como seguidores de Jesús, es importante que permitamos que Dios examine nuestros corazones diariamente para garantizar que permanezcamos puros (Salmo 139: 23-24).

Mientras que Jesús enseñó sobre muchos “pecados”, esta lista brinda una descripción general del corazón de su ministerio y la enseñanza del reino de Dios.

Nos llama a los creyentes a una vida de fe, obediencia, amor y servicio a Dios y a los demás.

Cuando confiamos en Él en lugar de nosotros mismos, meditamos regularmente en Su Palabra y en comunión con Él en oración, podemos seguir Sus enseñanzas y vivir una vida de un verdadero discípulo.

Cortney Whiting es esposa y madre de dos hijos maravillosamente enérgicos. Recibió su Maestría en Teología del Seminario Teológico de Dallas. Después de servir en la iglesia durante casi 15 años, Cortney actualmente se desempeña como líder laico y escribe para varios ministerios cristianos. Puedes encontrarla en su blog, Unveiled Graces.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continue Reading
Advertisement

Más leídas

Recibe Notificaciones de las nuevas noticias.    Ok No thanks