Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Connect with us

Evangelismo

Jihadistas se convierten tras escuchar a Jesús: “¿Por qué me estás persiguiendo?”

Escucharon a continuación, a Jesús que les anunció: “Yo vine al mundo no para destruirlos, sino para salvarlos. Vayan en paz”. Inmediatamente la tormenta de arena desapareció.

Publicado

en

En los últimos años, el ministerio Bibles4Mideast [Biblias para Oriente Medio] está reportando una serie de testimonios de conversión que recuerdan las historias bíblicas del libro de los Hechos.

Los más reciente es de Haroon (nombre cambiado por razones de seguridad), un joven árabe, nacido y criado en una familia musulmana e influyente en el Medio Oriente. Su padre fue una de las principales autoridades religiosas de su país, responsable de la imposición de la sharia, la ley religiosa islámica.

Como un hombre joven, Haroon fue entrenado para ser un experto francotirador. Llegó a comandar un grupo yihadista que tenía como objetivo “proteger la religión”, que incluye la lucha contra los infieles, a los que consideraba sus enemigos. Aprendió a odiar a los cristianos, especialmente

Hace unos meses, se enteró de que un grupo de cristianos se bautizarían en el mar Arábigo. Después de reunir más de 18 yihadistas fueron al sitio. Su objetivo, según los informes, era “matar a todos” y así detener a los cristianos para que dejaran de evangelizar en la región donde vivía.

Después de realizar el bautismo, el grupo se fue en un autobús para ir a casa. Incluso después de haber llegado tarde, los soldados islámicos en su vehículo, persiguieron el autobús durante unos kilómetros, y les dispararon varias veces.

Sin embargo, se formó una tormenta de arena gigante entre los dos grupos. Así que los cristianos lograron salir de la zona segura.

El joven Haroon dice que Jesucristo apareció en medio de esa tormenta de arena. Sus ojos eran como llama de fuego. Los yihadistas escucharon una fuerte voz que mostró que estaba enojado. Luego les preguntó: “¿Por qué me persigues? Es difícil para ustedes luchar contra los aguijones”, una frase casi idéntica a la que Pablo escuchó cuando él perseguía a los cristianos (Hechos 26:14).

De acuerdo con el testimonio de Haroon, esa voz produjo un fuerte viento y todos cayeron en el camino, mientras que sus armas salieron volando. Los hombres no podían hablar, estaban temporalmente sin habla. Escucharon a continuación, a Jesús que les anunció: “Yo vine al mundo no para destruirlos, sino para salvarlos. Vayan en paz”. Inmediatamente la tormenta de arena desapareció.

Mientras todo el mundo todavía estaba confundido, sin entender lo que había pasado, dos de los yihadistas insistieron que eso no “venía de Alá”. Acabó ocurriendo una pelea. Al llegar a casa, Harron contó lo que había sucedido a su padre, quien le pidió que nunca hablara más de ello.

La mayoría de los hombres que habían pasado por la experiencia simplemente se alejaron de las actividades militares.

Al cabo de unos días, Hajira la hermana de Harron fue mordida por una serpiente muy venenosa y fue internada en el hospital. Dijo que fue visitado por un ángel que le habló de su necesidad de conocer a Jesús, el Salvador y Sanador. Cuando le dijo esto a la familia, hubo conmoción.

El pastor Paul, un ex musulmán y hoy misionero de Bíbles 4 Mideast fue a visitar a Hajira aún sin conocerla. Él le dijo que había sido enviado por Dios a ese lugar. Después de predicar el Evangelio, toda la familia terminó convirtiéndose.

Harron compartió su experiencia y sabía que Paul era uno de los líderes del grupo de cristianos que habían sido atacados en el autobús por su grupo yihadista. De acuerdo con el joven le dijo al sitio de la misión, que todos los 17 creían que la voz que escucharon era de Jesús y que estaban siguiéndolo y predicando el evangelio en la misma región en la que una vez trataron de prohibir el testimonio de los cristianos.

Continuar Leyendo
Advertisement

Evangelismo

La reacción de una mujer cuando un hombre le confesó que había cortado en dos a su bebé

Cuando Alice escuchó su confesión, se desmayó. “Lo siguiente que recuerdo es que estaba en el hospital. No respondí. Supongo que estaba en shock”.

Publicado

en

RUANDA, ÁFRICA – Este año se cumple el 25 aniversario del Genocidio de Ruanda. Durante ese tiempo de violencia, al menos 800,000 personas fueron asesinadas en solo 100 días, principalmente tutsis a manos de los hutus radicales.

El 6 de abril de 1994, el presidente hutu de Ruanda, Juvenal Habyarimana, murió en un accidente aéreo. El incidente se acredita por provocar un genocidio. Radicales Hutus acusaron a los Tutsis de derribar el avión. Todavía no se sabe quién fue el responsable, pero la violencia que provocó el incidente nunca se olvidará.

Durante el genocidio, Alice Mukaruinda pasó sus días escondida entre los cuerpos muertos.

“Nos escondíamos bajo los cadáveres cuando los oíamos venir a disparar o cavábamos un lugar para escondernos. Tenía un bebé pequeño…”, recordó ella.

El 29 de abril de 1994, Alice fue descubierta por los autores del genocidio. “La milicia interahamwe tenía horarios operativos. Hubo un silbato a las 10 am y luego al comienzo de las 3 pm. Así que conocíamos esas horas y nos íbamos a esconder. Y ese día hicimos lo mismo”, dijo Alice.

“Se llevaron a mi bebé y lo cortaron en dos pedazos”, dijo Alice. Hoy en día todavía tiene las cicatrices que muestran la paliza y la mutilación que soportó. Los atacantes también golpearon brutalmente a su esposo, pero fue rescatado por los rescatistas.

El largo camino hacia la reconciliación

Después del genocidio, organizaciones humanitarias como World Vision estuvieron en el terreno, con primeros auxilios, alimentos y medicinas. El grupo también jugó un papel importante en los esfuerzos de reconciliación.

“No se puede pensar en un desarrollo a largo plazo si las personas están desconectadas, no unidas”, dijo Ananias Sentozi, Gerente de Operaciones de World Vision Ruanda.

Durante y antes del genocidio, la milicia hutu impulsó la propaganda y alentó a los ciudadanos a participar en el asesinato de tutsis y hutus moderados. Después del genocidio muchos de los responsables inundaron el sistema criminal.

Permitir que los criminales busquen el perdón

El presidente Paul Kagame, actual presidente de Ruanda, se negó a usar el asesinato como castigo y abolió la pena de muerte. En cambio, le ofreció otra solución; Un sistema de juzgados comunitarios llamado Gacaca. Permitió a los criminales confesar y buscar el perdón.

“Comencé a perdonarme a mí mismo cuando me paré frente de la corte”, dijo Emmanuel Nadayisaba.

Confesó sus crímenes y después de la cárcel se convirtió en un voluntario de la comunidad. Mientras trabajaba, se dio cuenta de que en realidad estaba en un equipo con una de sus víctimas, aunque ella no tenía idea de quién era él.

“Ambos nos unimos a esa asociación de consolidación de paz y reconciliación en la que participó World Vision”, dijo Alice al recordar haber conocido a Emmanuel.

Después de su ataque, Alice dijo una oración y le pidió a Dios que la llevara con quienes la habían ofendido y la condujera al perdón. “Quería estar cerca de Dios y no solo estar en la superficie”.

Alice se encuentra cara a cara con su atacante

Ella no pensó que su oración sería contestada, y luego de un día, Emmanuel pidió hablar con ella. 

“Estaba todo sudado. Estaba muy nervioso. Hacía calor en todas partes. Caí de rodillas, levanté mis manos y le dije que yo era la persona responsable”, dijo Emmanuel.

Cuando Alice escuchó su confesión, se desmayó. “Lo siguiente que recuerdo es que estaba en el hospital. No respondí. Supongo que estaba en shock”.

“Todavía estaba de rodillas cuando se desmayó y se la llevaron”, dijo Emmanuel.

Días después, Alice pidió reunirse con Emmanuel, todo lo que le pidió fue que se disculpara con su familia. Entonces ella se convirtió en una defensora de él en la corte.

“Ella me ayudó a abrir el caso. Y suplicar misericordia y no volver a la cárcel”, dijo Emmanuel.

Alice dijo que el Señor le dio la fuerza para perdonar a Emmanuel, “es solo Dios. No puedo explicarlo. Es solo Dios nada más. Nadie más”.

Como símbolo de unidad, Alice y Emmanuel plantaron árboles frutales juntos frente a cada uno de sus hogares. Su esperanza es que sus nietos y otros coman del fruto de su reconciliación. 


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Evangelismo

Con ayuda del Espíritu Santo cristiano evita que un hombre se suicide

‘Señor Jesús, por favor, hable con este hombre. Oro ahora mismo, ábrele los ojos y muéstrale tu amor'”, le dijo Dozier aquel hombre que se iba a suicidar.

Publicado

en

VIRGINIA BEACH, EE.UU. – El 25 de abril, Collin Dozier, de 31 años, conducía hacia su casa alrededor de la medianoche cuando notó que había un automóvil aparcado a un lado de la carretera en el puente Lesner.

Dijo que se sintió obligado por Dios a investigar después de no haber visto al conductor del auto.

“Me imaginé que ni siquiera estaba cerca de su auto”, dijo Dozier a CBN News. “Entonces, sentí que el Espíritu Santo me hablaba y me decía que fuera allí”.

El hombre, Jacob Palmer, de 27 años, había salido de su auto para saltar del puente.

“En ese momento yo estaba como: ‘Oye, no lo hagas. Jesús te ama. Tiene un plan para tu vida'”, explicó Dozier.

Dozier, un cristiano devoto, dijo que, si bien Jacob no respondió, eso no le impidió hablar y veces, compartir su propio testimonio personal.

“No importaba lo que dijera, él no escucharía”, dijo Dozier. “Entonces, fue cuando hice lo único que sabía hacer en una situación como esa y era orar. Así que, extendí mi mano y dije: ‘Señor Jesús, por favor, hable con este hombre. Oro ahora mismo, ábrele los ojos y muéstrale tu amor'”.

“Yo estaba como, ‘Hombre, he pasado por muchos momentos difíciles en mi vida y solo hay una cosa que realmente me va a ayudar a superar esos tiempos difíciles y eso es volverse al Señor”.

Dozier dijo que las cosas se intensificaron cuando llegó la policía. “Dijo ‘déjame solo. Tengo un arma. Los mataré a los dos, habrá dos asesinatos esta noche si no me dejas solo ahora'”, recordó.

Sin embargo, Dozier, un ex luchador de la escuela secundaria y la universidad, se acercó más y más al Jacob, quien ya estaba meciéndose en la barandilla del puente. Fue entonces cuando Dozier hizo su movimiento.

“Fui por eso, que me coloqué sobre sus brazos…”, dijo, describiendo el momento. “Sabía que no podía alcanzarlo. Me subí a la barandilla. Lo levanté, lo tiré a la acera y, en ese momento, los agentes de la policía saltaron sobre la barandilla de la carretera y fueron capaces de aprenderlo.

Dozier publicó un video del incidente en Facebook.

El miércoles de esta semana, la ciudad de Virginia Beach reconoció las acciones heroicas de Dozier al honrarlo con su premio Salvavidas.

“Realmente creo que el buen Dios pone sus manos sobre nuestros hombros a veces para hacer grandes cosas como esta”, dijo el alcalde de Virginia Beach, Bobby Dyer. “Este es un individuo que arriesga su propia vida para salvar a otro. Y sabes, eso es algo piadoso”. 

Dozier desde entonces se mantuvo conectado con Jacob, quien, en la noche de su intento de suicidio, había heroína y cocaína. 

Se convirtió

Jacob se convirtió a Cristo y ahora asiste a la iglesia de Dozier. Ha estado sobrio desde aquella noche.

“Él me dijo: el amor que me mostraste, me asombró y hasta el punto de que dijo que quería eso”, explicó Dozier. “Dijo: quiero ese amor”.

Dozier le mostró el amor de Dios con las Escrituras, oró por él y fue así que Jacob terminó rindiéndose a Jesús dándole su corazón. Para en junio él se bautizará.

 Por ahora, muchos están llamando héroe a Dozier. Pero él es rápido para dar crédito a quien salvó un alma en más de un sentido. “Absolutamente le doy toda la gloria a Dios”, dijo.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Evangelismo

Iglesia impactada por lo sobrenatural que ocurrió mientras hombre era bautizado

Después de salir del agua, Richard cuenta que empezó a sentir un calor en sus manos.

Publicado

en

EE.UU.- Richard Daddona descendió a las aguas del bautismo de su iglesia en Kentucky, EE.UU., y ha surgido como un hombre curado de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

La esclerosis lateral amiotrófica, se volvió más conocida a través del físico británico Stephen Hawking quien la padeció, se caracteriza por el progresivo debilitamiento de los músculos y afecta las habilidades físicas.

Richard, de 60 años, fue diagnosticado con la enfermedad en octubre de 2016, después de pasar un año sintiendo contracciones constantes en todo el cuerpo.

En enero de 2017, Richard se retiró y comenzó a usar una silla de ruedas para moverse debido a los efectos de la enfermedad en las piernas. Su esposa, Nancie, se convirtió en su principal cuidadora. Él no podía sentarse, vestirse o bañarse solo.

Después del diagnóstico, Richard comenzó a tener una serie de 12 sueños con predicaciones sobre las “aguas que curan”.

En el sueño, cada vez que la predicación terminaba, él se veía al lado de su esposa, caminando alineado a una docena de árboles que tenían pasajes bíblicos fijados en pedazos de madera. Al final del camino, se encontraba con una cascada que llenaba una pequeña piscina. En la cima de la cascada, un hombre miraba hacia abajo con los brazos extendidos.

En cada nuevo sueño, Richard lograba descifrar un versículo bíblico que estaba fijado en los 12 árboles que llevaban a la piscina. “Me despertaba para escribir el versículo y volvía a dormir”, dijo a AG News, observando que los sueños se produjeron durante varios meses.

Cuando estaba en la mitad de los sueños, la pareja buscó a su pastor, Scott Brown, de la iglesia Asamblea de Dios Trinity Chapel, en Louisville. “Fue cuando empezamos a ver que había un tema claro y común. Un aspecto de ello era el bautismo en el agua”, comenta Brown.

El versículo del penúltimo sueño era Hechos 22:16, que dice: “¿Y ahora, que estás esperando? Levántese, sea bautizado y lave sus pecados, invocando su nombre. Richard nunca había sido bautizado.

Aguas que curan

En el culto bautismal, en septiembre de 2017, Richard contó su testimonio, citando los sueños y los versículos que los acompañaban. Dos pastores tuvieron que sacarlo de su silla de ruedas para ser colocado en la piscina.


Richard Daddona fue ayudado por dos pastores para entrar en la piscina bautismal. (Foto: Trinity Chapel Assembly of God)

Cuando Richard se sentó en la piscina del bautismo, comenzó a orar para que Dios lo curara. “Yo sabía que iba a ser curado, pero no sabía cuándo”, afirmó. “Yo estaba simplemente orando para que Dios me curara en aquel momento”.

Después de salir del agua, Richard cuenta que empezó a sentir un calor en sus manos – que estaban encorvadas – y luego en sus piernas. Él se levantó, agarró las manos de los pastores con la fuerza que él no tenía unos instantes antes y salió de la bañera sin ayuda.

Richard abrazó a la esposa, a los dos hijos, a las dos nueras y a los tres nietos que asistían al bautismo de la primera fila. Toda la congregación estalló en lágrimas de alegría, en aplausos, abrazos y expresiones de alabanza a Dios por la curación instantánea de Richard.

“Simplemente me sorprendió. “Yo no podía hacer nada más que alabar a Dios”, recuerda Philip Lascoe, uno de los pastores que hizo el bautismo. “No puedes verlo todos los días”, comenta el pastor Brown.

En vez de sentarse en la silla de ruedas que lo llevó a la iglesia, Richard salió empujándola. Hoy camina y se mueve como si nunca tuviera ELA, con fuerza y ​​agilidad para hacer cualquier tarea cotidiana.

“Toda esa experiencia me acercó a mi esposa y nos acercó a Dios”, afirma Richard. “Nosotros sentimos que podemos depender totalmente de él para cualquier cosa”.


Richard Daddona salió de la iglesia empujando su silla de ruedas, al lado de su esposa. (Foto: Trinity Chapel Assembly of God)

Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo
Advertisement

Redes Sociales

Advertisement

Más leídas