Nuevo hallazgo podría socavar la teoría de la evolución

En un artículo publicado recientemente en la revista Science, un equipo dirigido por el investigador David Lordkipanidze, sostiene que la especie Homo habilis, Homo erectus y Homo rudolfensis son todos parte de un mismo linaje.

  • Descubrimientos    
  • 28 oct 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Un cráneo excavado en la República de Georgia, está levantando una nueva hipótesis sobre la formación de la especie humana. Muchos científicos defendían la posibilidad de que varias especies de humanos vivieron en la tierra dos millones años. Sin embargo, hay indicios de que esto puede no ser verdad.

En un artículo publicado recientemente en la revista Science, un equipo dirigido por el investigador David Lordkipanidze, sostiene que la especie Homo habilis, Homo erectus y Homo rudolfensis son todos parte de un mismo linaje.

El cráneo descubierto en Dmanisi, Georgia, tiene dientes grandes, la cara larga y sugiere que el cerebro era más pequeño. Estas características son similares a las del Homo habilis, más con los rasgos únicos de Homo erectus.

Para Lordkipanidze, las grandes variaciones presentes en este cráneo no son señales de diferentes especies, sólo diferencias dentro de una misma especie. “Cuando nos fijamos en estas variaciones y se compararon con los humanos modernos, se puede ver que es una variación normal,” dijo a la BBC.

El cráneo de 1,8 millones de años descubierto en el 2005, sugiere que los primeros homínidos que poblaron el planeta pudieron pertenecer no a diferentes especies, sino a una sola, según una investigación que publica la revista Science.

Este hallazgo reaviva el debate sobre la evolución humana.

El grupo de científicos ha estado analizando ese cráneo desde hace ocho años. El llamado “Cráneo 5″ es “el más completo” de un Homo antiguo que se encontró en el mundo, según Lordkipanidze, investigador del Museo Nacional de Georgia en Tbilisi.

A diferencia de otros fósiles conocidos del género Homo, este cráneo, increíblemente bien conservado, está constituido por una pequeña caja craneana, una cara grande y dientes largos, dijeron los investigadores, subrayando que se trata del antepasado más antiguo del ser humano descubierto fuera de África.

En este sitio, ubicado a 85 kilómetros al sur de Tbilisi, los científicos también descubrieron otros cuatro cráneos pertenecientes a diferentes ancestros humanos, así como diversos animales y plantas fosilizadas y algunas herramientas de piedra.

En un hecho sin precedentes, estos vestigios se encontraban todos en el mismo lugar y datan del mismo período, lo cual permite comparar los rasgos físicos de varios antepasados humanos que coexistieron.

El paleobiólogo Bernard Wood, profesor de la Universidad George Washington, se dijo “muy escéptico” sobre los resultados del análisis del cráneo de Dmanisi.

Consultados por Ann Gibbons para una artículo adjunto a la investigación en la revista “Science”, el paleoantropólogo Ron Clarke, de la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo cree que el “Cráneo 5″ se asemeja más a un Homo habilis, mientras que Fred Spoor, del Max Planck, argumenta que sería más “sensato” denominarlo erectus.

José María Bermúdez de Castro, codirector del yacimiento burgalés de Atapuerca (España), conoce bien los restos del yacimiento Dmanisi, que estudió in situ, y se muestra muy escéptico con las conclusiones del nuevo estudio. “Tengo serias dudas al respecto. Es una osadía muy grande extenderlas a todo el continente africano y decir que solo existe un linaje Homo”, explica al portal ABC.

Fuente: AFP