nav
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

Sábana Santa es real y auténtica, según un nuevo estudio

La tela fue sometida anteriormente a estudios de carbono 14 mal realizados que la ubicaban entre 1260 y 1390 porque fueron analizadas las sustancias que le fueron untadas para protegerla durante siglos.

  • Estudios    
  • 3 abr 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Turin, Italia.- Un estudio científico de la Universidad de Ingeniería de Padua, Italia, reveló que la Sábana Santa de Turín es real y pudo ser utilizada para envolver el cuerpo de Cristo, lo que descarta que era una falsificación de la época medieval.

La Síndone de casi 5 metros de largo tiene la misma consistencia de las telas que se usaban para enterrar a los muertos hace 2000 años.

La investigación estuvo a cargo del experto en medición mecánica y térmica Giulo Fanti y consistió en examinar las fibras de la Sábana Santa en tres pruebas, dos químicas y una mecánica.

Los estudios químicos se realizaron con luz infrarroja, mientras que el mecánico se ejecutó con espectroscopia, un procedimiento que a través de longitudes de onda mide la radiación.

La tela fue sometida anteriormente a estudios de carbono 14 mal realizados que la ubicaban entre 1260 y 1390 porque fueron analizadas las sustancias que le fueron untadas para protegerla durante siglos.

De acuerdo con información difundida por agencias internacionales, la tela que tiene impresa una tenue imagen de un hombre barbado, presenta numerosas manchas de sangre, las cuales coinciden con las heridas de pies y muñecas que sufrió Cristo.

El papa Francisco grabó un breve video mensaje con ocasión de la presentación de la Sábana Santa, este sábado, en la catedral de Turín, Italia expresando: “Yo me pongo con ustedes ante la Sábana Santa, y doy gracias al Señor que nos da, con los instrumentos de hoy, esta posibilidad. Pero aunque se haga de esta forma, no se trata simplemente de observar, sino de venerar; es una mirada de oración. Y diría aún más: es un dejarse mirar. Este rostro tiene los ojos cerrados, es el rostro de un difunto y, sin embargo, misteriosamente nos mira y, en el silencio, nos habla. ¿Cómo es posible esto? ¿Cómo es posible que el pueblo fiel, como ustedes, quiera detenerse ante este icono de un hombre flagelado y crucificado? Porque el hombre de la Sábana Santa nos invita a contemplar a Jesús de Nazaret. Esta imagen – grabada en el lienzo – habla a nuestro corazón y nos lleva a subir al monte del Calvario, a mirar el madero de la cruz, a sumergirnos en el silencio elocuente del amor”.

Fuente: AP