Monja clava aguja a niño para demostrarle el sufrimiento que Jesús soportó en la cruz

El caso fue presentado la semana pasada en la ciudad de Kysucke Nove Mesto, República Eslovaca.

  • Educación Pública    
  • 13 abr 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Una monja le clavó una aguja a un estudiante en la mano para mostrarle cómo Jesús sufrió. La explicación de la religiosa fue que el muchacho se estaba portando mal.

El caso fue presentado la semana pasada en la ciudad de Kysucke Nove Mesto, República Eslovaca. La monja, Ludovita de 30 años, invitó al alumno Adam Celko, de 7 años de edad, a que pasara a la pizarra porque sería disciplinado.

Cuando el niño pasó la monja sacó una aguja y se la clavó en la mano delante de sus compañeros de clase, diciendo que era para demostrarle cómo Jesús había sufrido, y agregó que esto le volvería a suceder si se portaba mal nuevamente.

La madre del niño, Helena, de 30 años de edad, dijo que estaba indignada por la situación: “Cuando Adam llegó a la casa, había una herida en la parte posterior de su mano y cuando le pregunté qué había pasado, me dijo que la monja se lo había hecho. Yo estaba completamente sorprendida. Quiero decir, ¿qué demonios estaba pensando?”, dijo.

Helena se preguntó así misma si esas serían las siguientes medidas disciplinarias que la monja adoptaría: “Con el inicio de la Pascua esto comenzó a preocuparme porque no sé si esto seguiría… crucificaría a sus alumnos o les clavaría un clavo en sus manos”, dijo la madre.

Un portavoz de la escuela lamentó el incidente y dijo que no existe una orientación con el fin de hacer algo en este sentido: “No aprobamos este fuerte tipo de método de enseñanza. Cuando se contrató a la hermana para esto, ella me dijo que la clase sería sobre Jesucristo y el pecado personal. Añadió que se les pidió a los niños que experimentaran voluntariamente un ligero dolor para que pudieran identificarse con el tema, y dijo que había invitado a los estudiantes a que fueran insultados si querían, pero no fueron obligados. Ella niega haberle hecho esto al niño y dice que él se lo hizo. De todos modos, se trata de un comportamiento inadecuado y no será tolerado en esta escuela”, informó el representante.

El sacerdote Pedro Holbicka, responsable de la escuela, fue más allá: “La hermana en cuestión fue removida de la escuela y voy a discutir el asunto con ella personalmente,” dijo, de acuerdo con Irish Mirror.