nav
Sábado 10 de Diciembre de 2016

Jeremy Lin elogia a Manny Pacquiao por testificar abiertamente de su fe en Jesús

La estrella de baloncesto, Jeremy Lin, quien es cristiano y juega en la posición de base con los Houston Rockets en la NBA, dijo: “Mientras él está tratando de ser real -su fe-, eso está bien”.

  • Deportes    
  • 11 oct 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

El boxeador, Manny Pacquiao, ex campeón del mundo ahora levanta sus manos de una forma diferente en la arena y por una razón y es que se ha rendido ante Dios.

El boxeador filipino, recibió recientemente la salvación y ahora está luchando por Jesús y ha comenzado la predicación del Evangelio en su país natal. Pacquiao, quiere asegurarse de que las personas conozcan que su fe es real y no simplemente una declaración pasajera.

“No estamos hablando de la religión aquí, sino una relación con Dios”, dice Pacquiao, que ha tardado casi un año fuera del ring, según GMA News de Filipinas.

“Para conocer el secreto del reino de los cielos hay que plantar semillas en el viñedo.

Para alguien que rara vez había hablado de la Palabra de Dios antes, Pacquiao, es ahora un firme creyente en el poder de Jesús.

“La Biblia es el manual de nuestras vidas”, dijo Pacquiao. “¿Cómo podemos saber cómo vivir cuando no leemos nuestro propio manual?”.

La estrella de baloncesto, Jeremy Lin, quien es cristiano y juega en la posición de base con los Houston Rockets en la NBA, dijo a GMA News que está orgulloso de Pacquiao por expresar su fe.

Muchos atletas o celebridades lo están haciendo, entre ellos el ex quarterback de la NFL, Tim Tebow, quien a menudo fue criticado fuertemente por los medios.

“Toda persona tiene derecho a ser ella misma”, dijo Lin, quien se ha convertido en la versión de la NBA de Tebow, pues habla de su fe abiertamente en Dios. “Creo que él habla sobre lo que es importante para él… no creo que nadie pueda ser capaz de ver lo que puede o no puede decir o quién es él como persona. Mientras él está tratando de ser real -su fe-, eso está bien.

“Es una batalla constante. Somos humanos y hay que luchar contra el elemento constante del orgullo. Sólo quiero ser mejor que mí mismo y que puedo ser tan real y tan auténtico como pueda ser”.

A Pacquiao, no le importa usar su fama para atraer a una audiencia. Ya que él desea hablar con ellos acerca de Dios.

Después de un par de derrotas ante Timothy Bradley y Juan Manuel Márquez en el 2012, Pacquiao volverá al ring el 23 de noviembre contra mexicano-estadounidense Brandon “Bam Bam” Ríos.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Charisma News