Ewan McGregor interpretará a Jesús y al Diablo en la película “Últimos días en el Desierto”

La película se centrará en el momento relatado en el Evangelio de San Juan y se hablará del conflicto interno que tuvo el hijo de Dios con el diablo.

  • Películas    
  • 28 ene 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

El Actor Ewan McGregor ha dicho que interpretar tanto a Jesucristo y Satanás en la película “Últimos días en el desierto” (Last Days in the Desert) no fue tan desconcertante como la gente puede pensar. Los dos personajes son retratados por separado, y Jesús siempre sabe que él es el Hijo de Dios. McGregor dice que habían varios retos para el rodaje de la escena de la crucifixión.

En una entrevista con Yahoo Movies publicada el lunes, McGregor revela que la producción se rodó durante cinco semanas en el desierto Anza-Borrego en el sur de California.

La trama de la película, que recientemente se estrenó en el Festival de Cine de Sundance, sigue a Yeshua, como se llama a Jesús en la película, de como vaga por el desierto durante 40 días y 40 noches, meditando sobre la naturaleza divina de su llamamiento.

El actor escocés dice que no cree que los cristianos encuentren algún problema con la película, ya que Yeshua es retratado como alguien que siempre sabe su llamado.

“No hay ningún momento en que Jesús duda de su fe. Yo lo interpreté claramente como el hijo de Dios y un hombre que está en el desierto por 40 días y 40 noches, meditando sobre lo que se viene, que es predicar y dedicar su vida para difundir la palabra de Dios, su Padre”, dijo.

En cuanto a la escena de la crucifixión, McGregor señaló varios retos: “Yo no sabía si estábamos en el lugar correcto, había un camino alrededor de la locación y más de una vez tuvimos que parar el rodaje porque pasaba algún coche por el camino. A medida que el día avanzaba, me sentía frustrado de que no estaba concentrado teniendo la experiencia que yo esperaba allá arriba”.

Agregó que para una escena de este tipo, se necesitaba tiempo para estar a solas y concentrarse.

“No hay nada ofensivo en la película. No estoy preocupado por eso. Creo mucho en el corazón y la intención de la película que hemos realizado.”

Fuente: christianpost.com