Más iglesias se unen al movimiento “Boicot, Desinversión y Sanciones” contra Israel

Las iglesias que se mueven en esta dirección general, predican una teología liberal que defiende el matrimonio homosexual y la ordenación de pastores homosexuales.

  • Israel    
  • 6 jul 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Una iniciativa internacional conocida como “Boicot, Desinversión y Sanciones” (BDS) contra Israel, es un movimiento que ha ido creciendo entre las iglesias del hemisferio norte. El mes pasado, el Vaticano reconoció a Palestina como una nación independiente de la ONU y el tema se está debatiendo en el ambiente eclesiástico.

Las iglesias que se mueven en esta dirección general, predican una teología liberal que defiende el matrimonio homosexual y la ordenación de pastores homosexuales.

En los últimos años varias de estas denominaciones se han pronunciado en contra de Israel, exigiendo el reconocimiento de Palestina como nación independiente y el “retorno” de los territorios anexados en la Guerra de los Seis Días en 1967.

Obviamente, no hay que olvidar que estas porciones de tierra nunca pertenecieron a Palestina sino a países como Jordania, Siria y el Líbano, que no lucharon para recuperarlas. Los movimientos eclesiásticos que más se ha destacado contra Israel son:

2005 – Iglesia Presbiteriana de EE.UU. (PCUSA) unida a la BDS.
2006 – La Comunión Anglicana – que incluye a la Iglesia Episcopal de los Estados Unido – aprobó el BDS contra Israel.


2010 – Consejo Mundial de Iglesias llama al boicot de los productos israelíes.
2011 – La Iglesia Unida de Canadá decide por el boicot.
2015 – La Iglesia Nacional de Finlandia, de origen luterano ha anunciado su boicot.

Dentro de este crecimiento, otras tres denominaciones más se han unido. La Iglesia Unida de Cristo (EE.UU.), una de las más conservadoras, celebró un sínodo que aprobó la resolución de BDS contra Israel.

“Con la aprobación de esta resolución, la Iglesia Unida de Cristo ha demostrado su compromiso con la justicia y la igualdad”, dijo el pastor Mitri Raheb, un líder cristiano palestino, que dirige la Iglesia Evangélica Luterana en Jordania y en Tierra Santa.

La Iglesia Episcopal de Estados Unidos, también está abordando el tema en un sínodo esta semana. También, pesa contra Israel el apoyo del ganador del Premio Nobel de la Paz, el obispo anglicano Desmond Tutu, donde Sudáfrica tiene una gran influencia entre los miembros de la denominación.

La Iglesia Menonita de Estados Unidos examinará la propuesta de BDS esta semana, durante un encuentro nacional de líderes. Históricamente conocida por su postura antibélica, los menonitas han hecho críticas contra el gobierno israelí por la forma en cómo Israel trata a los palestinos que viven en los asentamientos.

Hasta la fecha, el grupo internacional pro-Israel Stand With Us, ha sido el único en condenar enérgicamente la decisión de las iglesias, describiendo a los activistas que apoyan la resolución como “extremistas, forzadores de una teología distorsionada y sesgada, que rechaza la historia del pueblo judío de Israel y les niega el derecho a la autodeterminación en su patria”.

Este tipo de publicidad puede generar una baja en el precio de las acciones de empresas que hacen negocios con Israel, pues podrían terminar sus contratos para evitar pérdidas financieras. Al menos dos empresas de peso en tecnología (Veolia y Orange) ya consideraron cerrar sus actividades en Israel.

Para el gobierno de Israel, todo el movimiento BDS busca debilitar la economía israelí, socavar la legitimidad de la existencia de un estado judío y muestra una actitud antisemita.